Ricardo Rojas Parra

Las reservas internacionales

Ricardo Rojas Parra
POR:
Ricardo Rojas Parra
septiembre 05 de 2013
2013-09-05 01:20 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc3378e33d.png

El Banco de la República celebró sus 90 años de existencia el pasado mes julio, en medio del júbilo que despierta el cumplimiento de su objetivo institucional, alcanzando un nivel bajo y controlado de la inflación, al igual que llevando a cabo una política monetaria contracíclica que suaviza los ciclos económicos.

Sin embargo, una semana después de esta celebración fue publicado el informe de la junta al Congreso, en el que se proyectan las pérdidas operacionales del Emisor para el 2013 en $1.650 miles de millones. Una cifra alta, cuando se compara con las pérdidas de $340, $356 y $271 miles de millones presentadas en el 2012, el 2011 y el 2010, respectivamente.

La política de acumulación de reservas internacionales, las cuales aumentaron 18,8% entre diciembre del 2012 y junio del 2013, es una de las principales causas del incremento de las pérdidas del Banco. Por un lado, los egresos aumentaron por la compra de dólares para detener la revaluación del peso: el Emisor estimó que por cada US$100 millones que adquiere en el mercado cambiario, pierde $9.000 millones por los costos de la esterilización de estas medidas.

Por otro, los ingresos que provienen de las utilidades de las reservas internacionales han presentado una fuerte caída desde la crisis financiera del 2008 por las bajas tasas de interés internacionales, las fluctuaciones cambiarias del dólar y la disminución del precio del oro. Hoy, su rentabilidad en dólares está en -1,24%.

Ante las presiones que sufre el Banco por intervenir el mercado cambiario cuando el peso está revaluado, el frente donde hay algún campo de acción si se quieren frenar las pérdidas del Emisor es en el de la inversión de las reservas internacionales.

La aversión al riesgo de los bancos centrales ha hecho que la inversión de las reservas se concentre en activos con baja rentabilidad y bajo riesgo: hoy, el 96% de las reservas internacionales está invertido en papeles emitidos por gobiernos. Aunque, desde diversos escenarios, se está evaluando la posibilidad de flexibilizar la rígida estructura del portafolio de inversión de dichas reservas.

En un seminario hecho por el Fondo Latinoamericano de Reservas, se llegó a la conclusión de que los bancos centrales deben explorar nuevas alternativas de inversión de las reservas incorporando nuevos activos.

El reto consistiría en obtener un portafolio que genere una rentabilidad mayor con el mismo nivel de riesgo. Igualmente, una tesis de la U. de los Andes, próxima a publicarse, titulada ‘Las acciones como activo de reserva para el banco central’, concluye que bajo ciertas condiciones puede resultar conveniente incluir acciones en el portafolio, puesto que estos activos se relacionan negativamente con los activos de renta fija, por lo que el aumento del riesgo se ve compensado por un mayor retorno esperado.

Teniendo en cuenta que el déficit del Emisor para el 2013 lo cubrirá el Gobierno con los impuestos generales, se debe abrir el debate sobre cuál es la forma óptima de invertir las reservas internacionales para aumentar su utilidad sin sacrificar seguridad ni liquidez.

Ricardo Rojas Parra

Economista- Profesor universitario

riropa@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado