Ricardo Santamaría

2010: Un año para innovar

El 2010 será para los que sepan crear nuevas oportunidades. Innovación es el nombre del juego para e

Ricardo Santamaría
POR:
Ricardo Santamaría
enero 15 de 2010
2010-01-15 03:55 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc348cffa7.png

El 2009 fue de los que no creyeron el cuento de la crisis. Fue un año para los optimistas con pies en el suelo. Para los que fueron capaces de mirar por encima de la tormenta, los que no despidieron empleados, no bajaron los presupuestos de publicidad.

Para los que mantuvieron y refinaron sus planes de mercadeo y expansión. Esos empresarios son los que hoy están mejor parados cuando se reactiva el consumo y la inversión. El consumidor siempre premia al que se mantiene a su lado, en las buenas y las malas.

El año que empieza es distinto. Está marcado por la campaña presidencial. La política tensiona la sociedad, crea nerviosismo e incertidumbre en los mercados. Más aún con la indecisión de Uribe. Paciencia y serenidad es lo que se impone en primer lugar.

Los rumores de crisis económica quedan atrás. Pero se oyen con fuerza las diatribas de Chávez. Sus agresiones y excesos verbales contra Colombia. ¿Qué hacer con él? No tomar en serio sus amenazas de guerra, que no la habrá, pero si tomar en serio su bloqueo económico. Hay que seguir viviendo con este vecino gritón y provocador. Lo fundamental es abrir mercados en otras latitudes.

Ha dicho que quiere llevar a cero el comercio con Colombia. Bien. Traerá carne y leche de Brasil, carros y motos de Argentina, zapatos y ropa de China. Bien. Sufrirán como nunca los venezolanos (precios altos y desabastecimiento) pero es su Presidente y su problema. El nuestro es abrir mercados en Centroamérica y las Islas del Caribe. Duplicar el comercio con Ecuador, Perú y Brasil. Abrirnos al Pacífico y traer materias primas baratas de China. Exportar más a Chile y Canadá, países con los que ya tenemos un TLC y explorar negocios en Europa.

El imperativo de Colombia es diversificar su comercio exterior que depende excesivamente de dos mercados: Estados Unidos y Venezuela.

El 2010 será para los que sepan crear nuevas oportunidades. Innovación es el nombre del juego para este año. Creatividad para montarse en la ola de la recuperación. Después de la tormenta, que evidentemente ocurrió, lo esencial es reagruparse, limpiar el desorden y empezar de nuevo. Pero no necesariamente haciendo todo igual.

La inflación fue bajísima, hubo utilidades en muchas empresas y el reto es hacer algunos cambios y ajustes para encontrar nuevos escenarios y mercados para los negocios.

Invertir en tecnología y comunicaciones. Poner a viajar por el mundo a los ejecutivos para encontrar las oportunidades que no se ven desde la oficina, donde la inercia a lo único que conduce, día tras día, es a recortar costos y a invertir los excedentes de tesorería con mínimas ganancias. Eso se llama sobrevivir, no crecer.

Peguen en sus carteleras el viejo refrán que dice "el que no arriesga un huevo no saca un pollo" y léanlo todos los días. Es momento para pensar en grande, para estar de primeros en el partidor y sorprender a la competencia con un nuevo producto, un nuevo mercado, una innovación.

Como lo hizo Microsoft esta semana que sorprendió a la industria reunida en una feria en Las Vegas con el nuevo diseño de computador "tablet", que mantiene lo mejor del tradicional portátil, pero incorpora todo lo nuevo de los lectores de libros electrónicos. Y mantengan el optimismo consciente del 2009 para lo cual es fundamental mantener la premisa de no leer ni escuchar a los pregoneros del desastre. Confunden y hacen ruido. El 2010 será tan bueno o tan malo como Usted lo proyecte.

rsantamaria@gravitascomunicaciones.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado