Ricardo Santamaría

Despenalizar la marihuana

Ricardo Santamaría
Opinión
POR:
Ricardo Santamaría
agosto 28 de 2014
2014-08-28 01:33 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc348cffa7.png

La realidad es muy cruda y muy cruel: mientras que en Europa, Uruguay y varios estados de los Estados Unidos se fuma marihuana legalmente, en Colombia mueren cada año decenas de policías, soldados y civiles en la guerra contra las drogas.

¿Cuál es el sentido de que aquí nos sigamos matando y gastando miles de millones de pesos en la guerra contra la marihuana, mientras que en medio mundo se siembra, se procesa, se comercializa y se consume legalmente?
Hay que analizar la realidad desapasionadamente, sin ideología, sin sentimentalismo, con visión de futuro. El mundo, en materia del tratamiento de las drogas ilícitas, cambió radicalmente en los últimos 20 años.

Es hora de darle la vuelta al tema: despenalizar estas drogas en un acuerdo global de naciones, cuyos objetivos centrales sean desmantelar el negocio de mafiosos y narcotraficantes, eliminar la violencia y el crimen que rodea este mercado y reducir el consumo de estas drogas dentro de la población mundial.

Se trata de cambiar el enfoque con que se enfrenta este flagelo. Dejar de tratarlo como un tema de seguridad nacional e internacional, para asumirlo como lo que realmente es, un asunto de salud pública.

Despenalizar para que haya menos consumo de drogas. De eso se trata. Volcar los recursos que hoy se usan en la guerra contra las drogas ilícitas, hacia programas de salud pública para la prevención del consumo y la atención de los adictos y sus familias. Sería una esperanza verdadera para millones de seres humanos que hoy sufren y malgastan sus vidas en una adicción terrible.

La propuesta del presidente Santos de legalizar la marihuana para asuntos medicinales y terapéuticos nos habla de que hay alternativas buenas y útiles para el uso de esta planta. Ahí está el testimonio de muchas personas que en el mundo entero han encontrado alivio a sus dolencias mediante el uso controlado y medicado de la marihuana.

Ello abre un debate necesario en Colombia. Una discusión para que políticos y tomadores de decisiones entiendan que hay opciones y caminos alternativos al de la guerra sin cuartel contra las drogas. Guerra que ya mostró sus limitaciones.

En materia de drogas ilícitas, el mundo vive una situación absurda, donde los que ganan son los narcotraficantes que se benefician de la prohibición, mientras que los adictos arruinan sus vidas sin el soporte de los Estados y los ciudadanos, con el pago de sus impuestos, alimentan una lucha que produce resultados contrarios a los que se esperan. En el planeta, cada día aumenta el narcotráfico y consumo de estas drogas.

Es hora de reflexionar en serio. De analizar estudios científicos y económicos. Bienvenido el debate que abrió el presidente Santos. Es sano para Colombia y para el mundo. Ninguna otra nación ha padecido tanto los horrores del narcotráfico y ninguna ha hecho tanto para combatirlo y doblegarlo. Colombia es ejemplo de dignidad y fortaleza democrática en la lucha contra el crimen organizado derivado del narcotráfico. Tenemos las credenciales y la legitimidad para abrir este debate y ser creativos. Ojalá lo encaucemos para beneficio de todos.

Ricardo Santamaría
Politólogo - Periodista
risasa1960@gmail.com


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado