Ricardo Santamaría

La legalización se tomó la Cumbre

Ricardo Santamaría
POR:
Ricardo Santamaría
marzo 23 de 2012
2012-03-23 01:18 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc348cffa7.png

En hora buena, el tema de la legalización internacional de las drogas se coló en la agenda de la próxima Cumbre de las Américas, que se llevará cabo en Cartagena, en abril.

La legalización, mediante un acuerdo de países en el seno de la ONU, es la solución al agobiante problema del narcotráfico internacional con sus secuelas de violencia y corrupción.

Y, sobre todo, la solución para millones de adictos y sus familias, que viven en este infierno.

Las bases de esta discusión son simples. Primero, el modelo actual para enfrentar el problema de las drogas basado en la prohibición, la persecución de los traficantes y sus aliados y la criminalización de los consumidores, es un fracaso en todo el mundo.

Cada día hay más narcotráfico, más violencia y más adictos en todos los continentes, sin excepción. Y segundo, el nuevo enfoque debe construirse a partir de la premisa de que es un asunto de salud pública y no de seguridad nacional o internacional.

A partir de esta definición estratégica, se desprende todo el diseño de la nueva política. Estados Unidos, el principal defensor de lucha contra el narcotráfico es el primero que debe ceder ante los hechos y la razón. La ONU es el escenario para la discusión del nuevo acuerdo, porque allí están representados los países de toda la cadena del narcotráfico: donde se produce, trafica y consume.

Para que el nuevo paradigma de las drogas sea exitoso debe cubrir dicha cadena, esto es, que se despenalice y descriminalice desde el campesino que la produce, hasta el consumidor final, pasando por el que la elabora y la comercializa.

El meta de la nueva política es que haya menos tráfico y adictos. Se legaliza para que los millonarios recursos que hoy gastan los países en perseguir narcotraficantes y encarcelar drogadictos, se usen en campañas de salud pública para prevenir el consumo en niños y adolescentes y tratar a los adictos.

No se trata, como piensan muchos equivocadamente, que se van a legalizar las drogas para dejar al garete el problema.

No. Es para gastarse los recursos en lo importante: investigación, control, prevención.

Lo óptimo que ocurra en Cartagena es que el tema salte de esta cumbre a la ONU, por petición de los mandatarios de las Américas. Después, que allí se conforme un grupo de trabajo donde estén representados los 5 continentes que proponga a la Asamblea General una hoja de ruta para la discusión del tema y se fije un plazo para la misma: uno o dos años, para que luego se tomen decisiones en una cumbre mundial. Colombia y el presidente Santos pueden liderar este proceso. Buen reto.

Y Cartagena puede ser el escenario para ese evento histórico mundial.

Así como la ciudad de Kioto en el Japón es hoy el referente de la política global de cambio climático por haber sido sede de ese histórico acuerdo, La Heroica puede serlo para que el mundo y millones de adictos tengan una renovada esperanza para liberarse de la tragedia de las drogas.

Ricardo Santamaría

Politólogo – Periodista

ricardo.santamaria@fticonsulting.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado