Ricardo Santamaría

Liderazgo para superar la violencia

Hay un valor fundamental hoy en la sociedad colombiana y es el deseo de unidad.

Ricardo Santamaría
POR:
Ricardo Santamaría
febrero 24 de 2012
2012-02-24 06:38 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc348cffa7.png

Adam Kahane, al presentar esta semana en Colombia su libro  Poder y Amor , con prólogo del presidente Juan Manuel Santos, hizo una pregunta interesante y oportuna para el momento que vive nuestro país: si quieren salir de la violencia, ¿qué liderazgo se requiere?

La pregunta es relevante, porque nos saca del falso dilema en el cual se mueve el tema de la solución del conflicto: ¿diálogo o guerra?, ¿negociación o confrontación armada?

Al preguntarnos cuál es el liderazgo que requiere Colombia para superar el conflicto, nos situamos en un plano en el cual cada persona puede aportar y tener iniciativa, y en el que la guerrilla no es el actor principal, ni el Gobierno el único que propone o pone en marcha una solución.

Hay un valor fundamental hoy en la sociedad colombiana y es el deseo de unidad. Y en la construcción de esa unidad nacional, en términos de valores y metas, puede estar la respuesta de ese nuevo liderazgo que necesitamos para superar la violencia.

Se trata de usar el diálogo entre nosotros, no para entendernos con la guerrilla, sino para crear concensos de país, objetivos comunes como sociedad. En este escenario, no está excluida la guerrilla. Puede llegar a él si abandona la violencia y la ilegalidad. Porque, por supuesto, el diálogo es entre hombres y mujeres libres, dentro del marco de la democracia y el respeto a la vida y la diversidad.

Y es una unidad construida de abajo hacia arriba; desde los ciudadanos hacia el poder; desde la gente hacia las instituciones, desde las organizaciones de base de la sociedad en todos los ámbitos, hacia quienes detentan el poder. No es una imposición de los líderes, sino algo que les llega desde abajo, legitimado por la gente.

Lo único que se requiere es voluntad de unirnos, de caminar juntos hacia el bienestar y un mejor país. Y ese nuevo liderazgo nace precisamente ahí: de algo real y palpable que la gente quiere y busca. Un liderazgo para construir consensos en la base de la sociedad, no importa si es un consenso entre dos personas o entre cuarenta millones. Todo suma. Y todos los temas son válidos: derechos humanos, medio ambiente, política industrial, responsabilidad social de las empresas, educación. El punto de partida es la convicción y la voluntad de cada quien de querer aportar para unirnos en torno a objetivos positivos, forjadores de reconciliación y prosperidad. 

Volviendo a la pregunta inicial, ¿cuál es el liderazgo que se requiere para superar la violencia? La respuesta es, quizás, un liderazgo individual, que nace dentro de cada persona, cualquiera sea su condición o posición social, para buscar esas metas comunes de país, con otra u otras personas, que permitan avanzar hacia escenarios de entendimiento.

Y con un ingrediente adicional y necesario: que se trate de compromisos que puedan pasar de la intención a la acción para convertirse en políticas públicas, proyectos sociales o iniciativas concretas en cualquier campo. Es un liderazgo en función de crear, no de destruir. 

RICARDO SANTAMARÍA

POLITÓLOGO - PERIODISTA

ricardo.santamaria@fticonsulting.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado