Ricardo Villaveces P.

Sobre lo fundamental

Ricardo Villaveces P.
Opinión
POR:
Ricardo Villaveces P.
octubre 06 de 2014
2014-10-06 01:59 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7865def38d.png

Aunque nunca fui ‘Alvarista’, no tengo duda de que Álvaro Gómez fue una de las personas mas lúcidas de la dirigencia colombiana del siglo XX. Por diversas razones, terminó siendo el candidato presidencial eterno y quién sabe cómo hubiera sido como mandatario. Lo que es incuestionable, sin embargo, fue su capacidad para entender los momentos históricos que atravesaba el país y, sobre todo, para diagnosticar algunos de los retos más relevantes para el progreso de Colombia. Por ejemplo, su tesis sobre la necesidad de “un acuerdo sobre lo fundamental”, adquiere cada vez más pertinencia cuando se observa la incapacidad de muchos dirigentes para poner los intereses generales por encima de los individuales y sacrificar las posibilidades de lograr progresos importantes en asuntos, que todos sabemos, tarde o temprano hay que abordar y cambiar de forma significativa.

Uno de estos temas que Gómez planteó en su momento, como uno de los grandes desafíos de la sociedad colombiana y que tiene que ver con esos asuntos esenciales para poder vivir en comunidad, fue el de la justicia.

Para nadie es un secreto que si la justicia funciona mal o, peor aún, no funciona, todo lo demás deja de hacerlo. No es solo lo que tiene que ver con asuntos de criminalidad y delincuencia, sino con aspectos tan determinantes en un mundo globalizado como el de la seguridad jurídica. Pero, también, porque es fundamental en el equilibrio de poderes que una democracia requiere para lograr existir.

Pues bien, a pesar de los diagnósticos y los discursos en el tema de la justicia solo se ven nubarrones cuando todos los días vemos incoherencias en los fallos, absurdos, que solo pueden generar escepticismo en los jueces de parte de los ciudadanos del común, preocupaciones muy serias de los grandes inversionistas y, peor aún, de los extranjeros que se preguntan si en Colombia The Rule of Law es una realidad o solamente un argumento de los entes oficiales para atraerlos al país.

La politización, en algunos casos la corrupción, y la desvinculación con las realidades del país son el pan de todos los días y serían interminables los ejemplos que se pudieran dar sobre las falencias y dudas que surgen de la actuación de jueces y magistrados. Esas dignidades, que fueron el orgullo de los colombianos por tantos años, son hoy solo excepciones frente a una serie de funcionarios politizados que no solo tienen agendas propias, y, en algunos casos, oscuras agendas, sino que usan a la justicia en beneficio propio, ya sea para obtener tratamientos preferenciales o como plataforma para lograr propósitos electorales.

La parálisis de algunos procesos y, por el contrario, los insólitos fallos en otros casos solo dejan más y más escepticismo en los colombianos acerca de la posibilidad de convivir como sociedad.

Hoy, más que nunca, son necesarios esos acuerdos sobre lo fundamental, para lograr transformaciones de fondo en el sistema de justicia y entender que si ellos no se logran será muy alto el precio que los colombianos tendremos que pagar y muy grande la responsabilidad con las futuras generaciones

Ricardo Villaveces P.
Consultor privado
rvillavecesp@gmail.com

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado