Ricardo Villaveces P.

Hasta los Mamos

Los anuncios recientes sobre medidas que deberían incidir en la cotización, de forma importante, parecen haberse quedado cortos.

Ricardo Villaveces P.
POR:
Ricardo Villaveces P.
febrero 24 de 2013
2013-02-24 04:42 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7865def38d.png

En la semana que acaba de terminar, un consultor internacional en asuntos de extensión rural tuvo la oportunidad de visitar, en la Sierra Nevada de Santa Marta, a uno de los pueblos arhuacos localizados en la zona de Pueblo Bello, en el Cesar.

Después de conversar con los indígenas sobre los temas objeto de su proyecto fue invitado a una de las ceremonias propias de esa cultura, en la que los Mamos ponen a su visitante las llamadas ‘aseguranzas’ para desearle buenos augurios.

Como parte de este rito, los oficiantes esperan de los huéspedes, al finalizar la sesión, una contribución monetaria para la comunidad. Pues bien, este profesor norteamericano que no había tenido oportunidad de cambiar dinero antes de subir a la Sierra, agradecido con sus anfitriones, buscó en su billetera y encontró que solo tenía dólares e, ingenuamente, les entregó un puñado de ellos.

Cuál no sería su sorpresa cuando el Mamo más importante le dijo que ellos no recibían dólares porque la tasa de cambio era muy baja. Esto que suena a chiste ocurrió realmente y refleja la realidad del fenómeno revaluacionista que a tantas personas viene afectando.

Desafortunadamente, a pesar de las buenas intenciones tanto de la banca central como del Gobierno, los anuncios recientes sobre medidas que deberían incidir en la cotización, de forma importante, parecen haberse quedado cortos. El mercado que, normalmente, recoge estos efectos no ha reflejado lo que parecían ser ajustes de significación.

La tasa de cambio, desafortunadamente, ha mostrado solo un muy ligero repunte y, de no reaccionar de manera sustancial, el sector real de la economía seguirá mostrando resultados muy pobres. Si a lo anterior se le suman los problemas del carbón, que tendrán un impacto de relevancia en el crecimiento y los efectos de la desaceleración de la construcción en Bogotá, por el efecto Petro, son muchas las dudas que surgen sobre los resultados de la economía en un año que, además, tendrá en el último trimestre el efecto de la Ley de Garantías.

La tarea del Gobierno y del Banco de la República es, entonces, retadora, pues de las decisiones que en ambas instancias se tomen, dependerá mucho lo que pueda mostrar la economía en el 2013. Muy acertado, por su parte, el nombramiento de los dos nuevos miembros de la junta directiva del Banco, ya que se trata de dos profesionales muy destacados y con una importante trayectoria, que reafirman la imagen de seriedad del banco central y deben dar tranquilidad a los mercados, pues confirman que Colombia es un país serio y que, en puestos tan delicados, siempre privilegia la competencia y el conocimiento profesional antes que las decisiones populistas. Dar acceso a la mujer y a las regiones son, sin duda, contribuciones importantes en la consolidación de una entidad tan notable como el Banco y determinante en lo que respecta a las políticas macroeconómicas.

Lo importante, ahora, es que puedan contribuir en forma efectiva a corregir esta situación, que afecta a tantos colombianos y de la que depende mucho la capacidad de generación de empleo de la economía.

RICARDO VILLAVECES P.
CONSULTOR PRIVADO
ricavip@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado