Ricardo Villaveces P.

Muerte anunciada

Ricardo Villaveces P.
Opinión
POR:
Ricardo Villaveces P.
mayo 19 de 2015
2015-05-19 12:54 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7865def38d.png

Por estos días que se oyen voces de apoyo a una constituyente, sería muy útil recordar la experiencia del 91 para que se medite sobre las complejidades e implicaciones de esos procesos. Sin duda, frente a temas como la reforma a la justicia, el mecanismo resulta muy atractivo. No obstante, hay que recordar los fallos de las cortes y los conceptos de muchos juristas, que consideran que una constituyente no puede estar acotada y debe ser “omnipotente”. Aquí surge, entonces, el riesgo de la ‘Caja de Pandora’, en la que se sabe dónde se comienza, pero nunca dónde se termina. Hay muchos temas que en la teoría suenan bien, pero en cuya práctica sus bondades resultan menos claras. La elección popular de alcaldes en las grandes ciudades es una de ellas. El tamaño de muchas de nuestras ciudades y, en particular, el de Bogotá, pone de presente la necesidad de mecanismos como la doble vuelta, para mitigar el riesgo de las malas administraciones con bajas votaciones.

Desafortunadamente, ya es tarde este año para pensar en esos cambios, y nos veremos de nuevo enfrentados a riesgos que se podrían reducir si nuestros dirigentes aprendieran del pasado, pusieran a un lado sus vanidades y aspiraciones, y reconocieran la grave situación de la metrópoli. Esa triste historia, que empezó con la mediocridad de Garzón, siguió con la corrupción de Moreno, para aterrizar en la incompetencia de Petro. En su afán de crear problemas donde no los hay, nos tiene en una muy preocupante situación. Todo indica que, de nuevo, será la izquierda, con una mayoría precaria, la que seguirá gobernando la capital. Clara Rojas, durante el corto periodo que estuvo encargada, dejó una buena impresión, pero hay que recordar que la estábamos comparando con el vergonzoso gobierno de Moreno y sus compinches, lo que puede hacer algo engañoso el ejercicio. Pero, más grave aún, esta señora fue secretaria de gobierno de Moreno por un tiempo prolongado, y resulta difícil creer que no sospechara, por lo menos, que estaban pasando cosas muy oscuras en esa administración.

La triste experiencia de hace cuatro años, con proliferación de candidatos (algunos de ellos muy prometedores), permitiría esperar un nivel razonable de sensatez entre los dirigentes políticos y entre los aspirantes, y que no se repetiría esa ‘operación avispa’ que solo beneficia a quienes han demostrado su fracaso.

Tristemente, como se dice, ‘quien no estudia la historia está condenado a repetirla’ y la multiplicidad de candidatos y, en particular, la presencia de dos pesos pesados como Pardo y Peñalosa solo puede llevar a una nueva derrota y a más años de retroceso de la capital. Los dos candidatos son personas valiosas, capaces e inteligentes. Solo tienen que hacer una reflexión seria y decidirse a encontrar una fórmula que defina cuál de los dos es el candidato y un compromiso verdadero de ‘el no elegido’ a apoyar con decisión al que resulte ungido.

De otra manera, esto no es más que la ‘crónica de una muerte anunciada’, y las víctimas seremos todos los bogotanos y, en alguna medida, el resto del país.

Ricardo Villaveces P.

Consultor privado

rvillavecesp@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado