Roberto Junguito

Aniversario del Emisor

Roberto Junguito
POR:
Roberto Junguito
julio 24 de 2013
2013-07-24 02:06 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78676872a9.png

El Banco de la República es, sin duda, la institución económica más importante del país. Como hito histórico cabe destacar que se fundó mediante la Ley 25 de julio de 1923, por iniciativa de la Misión Kemmerer. Se constituyó, entonces, como banco central colombiano, y se le delegó la función exclusiva de emitir la moneda, actuar como prestamista de última instancia, administrar las reservas internacionales y ser banquero del Gobierno. Se organizó originalmente como una sociedad anónima con participación de los sectores privado y público. A su junta directiva se le delegó el control monetario, fijar las tasas de redescuento e intervenir en las tasas de interés.

Un segundo hito institucional se dio en 1963, cuando se creó la junta monetaria, a la cual se le asignaron las funciones del manejo monetario, cambiario y crediticio, así como la de prestamista de última instancia; esto es, las propias de un banco central. Estaba presidida por el Ministro de Hacienda y tenía presencia exclusiva de funcionarios del Gobierno, como los ministros del área económica y el Gerente del Banco. La junta directiva del Banco quedó con funciones, sobre todo, administrativas. En 1973 se nacionalizó, pasando a ser el Gobierno Nacional su único accionista, aunque se mantuvo la presencia del sector privado en su junta directiva por algunos años.

Un tercer hito del Banco de la República se dio en 1991, año en el que la nueva Constitución le dio un vuelco trascendental a la organización del Emisor, al establecer una junta directiva de siete miembros, cinco de ellos independientes, siendo los otros dos el Ministro de Hacienda, quien la preside, y el Gerente del Banco, nombrado por la junta. La Constitución le otorgó a la junta el mandato principal de velar por la estabilidad de la moneda, es decir, controlar la inflación, en concordancia con las políticas generales del Gobierno. Para desempeñar sus funciones, la junta fue consagrada como autoridad en materia monetaria, cambiaria y crediticia. La nueva institucionalidad del Banco se puso en marcha mediante la Ley 31 de ese año.

A lo largo de su historia, el Banco de la República ha tenido que enfrentar, de manera generalmente exitosa, los grandes problemas económicos del país. En sus inicios, tuvo que resolver las presiones inflacionarias de mediados de los 20 y un poco más adelante, en los 30, el reto de coadyuvar al Gobierno a sacar a la economía de la Gran Depresión.

La junta monetaria desde el mismo año de su creación enfrentó problemas con el control de inflación inducido por ajustes salariales sin precedentes y sucesivas dificultades cambiarias. Asimismo, afrontó la crisis financiera y de balanza de pagos ocurrida durante la década perdida de la deuda latinoamericana de los años ochenta.

Por su parte, la nueva junta independiente tuvo la responsabilidad de reducir la inflación a niveles internacionales de un dígito, adoptó un régimen de cambio flexible y ayudó a solventar la problemática bancaria de finales de los noventa. En la primera década del siglo, logró desarrollar una política contracíclica amortiguando los impactos de la crisis internacional. En fin, el Banco de la República ha consolidado su lugar de vanguardia entre las instituciones económicas colombianas y es respetado internacionalmente. Felicitaciones al Gerente y su junta directiva en su 90 aniversario.

Roberto Junguito

Exministro de Hacienda roberto.junguito@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado