Roberto Junguito
columnista

Mensajes del Fondo Monetario

La Misión del FMI prevé un leve repunte del crecimiento del PIB real a 2,3 por ciento en el 2017, a medida
que se reactiva la inversión.

Roberto Junguito
Opinión
POR:
Roberto Junguito
marzo 21 de 2017
2017-03-21 09:03 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78676872a9.png

La declaración reciente de la Misión del Fondo Monetario Internacional es de gran apoyo al manejo económico de la autoridad colombiana y positiva para el país. Afirma que Colombia soportó múltiples shocks externos e internos en el 2016, entre estos el descenso del precio mundial del petróleo, que hizo mella en los ingresos fiscales y las exportaciones, y agrega que las dificultades económicas que atraviesan los socios regionales entorpecieron los esfuerzos para diversificar ventas externas.

Comenta que la política fiscal siguió estando anclada en la regla fiscal estructural, mientras que la política monetaria reaccionó de forma flexible ante condiciones cambiantes. Explica que el endurecimiento de la política monetaria preservó el anclaje de las expectativas de inflación y sentó las bases para una conveniente moderación del crecimiento del crédito.

Al respecto destaca que en diciembre, al moderarse rápidamente la inflación, el banco central comenzó un ciclo de reducción de sus tasas de interés de intervención. Todo ello para concluir que: “la respuesta de la política económica para enfrentar los choques de los últimos años ha sido muy efectiva, pero aún hay un camino por recorrer para completar el ajuste de la mano de la paz y las reformas estructurales”.

Según el FMI, las perspectivas a corto plazo son favorables. Considera que la aprobación de la reforma tributaria estructural y la firma del acuerdo de paz eliminaron dos importantes fuentes de incertidumbre y servirán para estimular la actividad económica de aquí en adelante. La Misión prevé un leve repunte del crecimiento del PIB real a 2,3 por ciento en el 2017, a medida que se reactiva la inversión, incluida la que se realiza en proyectos 4G.

Para dicho organismo, el déficit en cuenta corriente continuará reduciéndose, gracias al aumento de los precios del petróleo y a mayores exportaciones, en tanto que la inflación mantendrá su tendencia a la baja, pese al impacto transitorio del aumento del IVA.

La Misión da un apoyo al manejo monetario y fiscal previsto por las autoridades para los próximos meses, y lo expresa en los siguientes términos: “Una relajación gradual de la política monetaria y un freno fiscal más reducido contribuirán a la recuperación en el 2017. El rápido descenso de la inflación y el firme anclaje de las expectativas de inflación brindan margen para una cierta relajación de la política monetaria durante el año. La aproximación de la tasa de política monetaria a su nivel neutral incentivará la demanda interna y, al mismo tiempo, continuará encaminando el déficit en cuenta corriente hacia un nivel más cercano al de equilibrio a mediano plazo”.

Igualmente, para el FMI las perspectivas de mediano plazo también son positivas. Respecto a las reformas estructurales, agrega que las propuestas de fortalecimiento de la infraestructura, la educación y la simplificación de las regulaciones estimularía el crecimiento económico efectivo y potencial, y que la implementación del acuerdo de paz fomentará un crecimiento inclusivo a mediano y largo plazo.

En términos de la sostenibilidad fiscal, la Misión elogia el compromiso de las autoridades para implementar el acuerdo de paz y, a la vez, proteger la sostenibilidad fiscal y alienta a las autoridades a incorporar, sin demora, el plan financiero relacionado con la paz en el marco fiscal de mediano plazo. El Ministerio de Hacienda y el Banco de la República, seguramente, deben estar felices con la declaración del FMI.

Roberto Junguito
Exministro de Hacienda
roberto.junguito@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado