Roberto Junguito

Plan Colombia y manejo macro

Roberto Junguito
Opinión
POR:
Roberto Junguito
febrero 09 de 2016
2016-02-09 11:23 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78676872a9.png

Sin duda, el acontecimiento económico reciente de mayor importancia para Colombia fue la celebración en Washington de los 15 años del Plan Colombia, por invitación expresa del presidente Obama.

El Plan Colombia, cabe resaltar, fue un acuerdo bilateral constituido entre los Gobiernos de Colombia y Estados Unidos en 1999, durante las administraciones del presidente colombiano Andrés Pastrana Arango y el estadounidense Bill Clinton, con los objetivos específicos de generar una revitalización social y económica, terminar el conflicto armado en Colombia y fortalecer la estrategia antinarcótica. El Plan también tuvo el propósito más profundo de cimentar la democracia en nuestro país. Durante estos 15 años, se estima que el gobierno de Estados Unidos contribuyó con cerca de 10 mil millones de dólares para los fines del programa.

Este fue un Plan aprobado y apoyado por los dos partidos tradicionales de Estados Unidos, el Demócrata y el Republicano, así como por las administraciones sucesivas de Clinton, Bush y Obama. El balance del Plan se calificó en las reuniones como un éxito mayor de la política exterior de Estados Unidos. El presidente Obama resaltó que el Plan contribuyó a que Colombia dejara de estar cerca de ser un Estado fallido a consolidarse como una democracia sólida, con gran progreso económico y a punto de concretar una paz duradera. El gobierno de Estados Unidos también se comprometió a iniciar una segunda etapa del Plan, que en adelante se denominará ‘Paz Colombia’, con aportes financieros que serán cercanos a los 450 millones de dólares.

En el encuentro en Washington, lo que, quizás, no se recabó, con suficiente énfasis, es que el Plan Colombia se desarrolló de manera paralela, y aun complementaria, con el ambicioso plan de ajuste económico, emprendido en 1999 por la administración Pastrana Arango, y que comprendió medidas fundamentales como la adopción del esquema de inflación objetivo y la del régimen de tasa de cambio flexible por parte de la junta directiva del Banco de la República, así como de la estrategia de rescate de los bancos y la adopción de un programa de ajuste fiscal muy ambicioso que fue complementado, posteriormente, por las administraciones de Uribe Vélez y de Santos. Estos programas han tenido apoyo permanente de los organismos multilaterales de crédito.

Como lo ha informado la prensa, el Fondo Monetario Internacional, por medio de su directora gerente, expresó al Presidente de la República y al Ministro de Hacienda colombianos su complacencia y apoyo a la actual política macroeconómica de la administración Santos para hacer frente a la caída de los precios internacionales del petróleo, y resaltó la importancia de mantener el régimen de tasa de cambio flexible, de apretar la política monetaria para controlar la inflación por parte del Emisor, de adoptar un ajuste fiscal más estricto por medio de una reforma tributaria estructural y de emprender una estrategia de crecimiento contracíclica con las inversiones de infraestructura vial de cuarta generación.

Muy seguramente no habría habido ni celebración en Washington por los 15 años del Plan Colombia, ni el establecimiento del nuevo programa ‘Paz Colombia’, si nuestro país no hubiese manejado la política macroeconómica ahora, y como lo ha venido haciendo desde la administración Pastrana, con decisión, tino, continuidad y con un éxito económico reconocido internacionalmente.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado