Roberto Junguito
COLUMNISTA

Las recetas del Fondo Monetario

Roberto Junguito
Opinión
POR:
Roberto Junguito
mayo 03 de 2016
2016-05-03 07:44 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78676872a9.png

De acuerdo al documento sobre Perspectivas Económicas de Las Américas, del Fondo Monetario Internacional (FMI), hecho público la semana pasada, la actividad económica en América Latina y el Caribe se ha visto gravemente afectada por las condiciones económicas externas, y se prevé que en el 2016 se contraiga el crecimiento del PIB por segundo año consecutivo.

El FMI comenta que en un contexto de condiciones externas más frágiles, las políticas de ajuste económico por parte de las autoridades económicas de los países de la región se ha estado desarrollando de forma relativamente tranquila en los países que han mejorado sus marcos de política macroeconómica en las últimas décadas, como ha sido el caso de Colombia. Sin embargo, resalta que en algunos otros países como Brasil y Venezuela, los errores de política y los desequilibrios y rigideces internas han derivado en caídas pronunciadas de la actividad económica.

Las circunstancias de la economía mundial han llevado al organismo multilateral a resaltar que las perspectivas de crecimiento de la región, a lo largo de los próximos cinco años, probablemente seguirán siendo débiles, en particular para aquellos países que enfrentan precios más bajos de materias primas, como el petróleo. En términos de recomendaciones de política o recetas, el FMI indica que la flexibilidad del tipo de cambio sigue siendo importante para respaldar el ajuste, actualmente en curso en las cuentas externas. Colombia, a este respecto, cabe recordar, ha mantenido un régimen de tasa flexible desde 1999.

En el campo tributario, el texto precisa que el margen de maniobra de la política fiscal se ve restringido por los elevados niveles de deuda y la nueva realidad de un crecimiento más lento y menores ingresos fiscales, incluidos los derivados de las materias primas exportadas. Esta percepción también ha sido compartida por las autoridades colombianas, de ahí que se haya anunciado la presentación al Congreso de una reforma tributaria estructural en el segundo semestre, que contempla incrementos en los ingresos públicos para compensar el impacto adverso de la caída de los precios del petróleo en las cuentas fiscales.

El documento del FMI sobre las perspectivas de la región resalta que, a la vez, existen disyuntivas en materia de política monetaria. Indica que, aunque el traspaso de los tipos de cambio a la inflación se ha ido reduciendo, las depreciaciones elevadas y persistentes han ejercido una presión al alza sobre los precios al consumidor, y agrega que, dado que la demanda interna permanece débil, sería posible mantener una política monetaria acomodaticia solo en los países donde los bancos centrales gozan de una credibilidad sólida y las expectativas inflacionarias están bien ancladas.

No obstante, recalca que la política monetaria debe estar orientada a preservar la credibilidad del banco central en aquellas naciones en donde las expectativas inflacionarias a mediano plazo están aumentando. Esta, claramente, también ha sido la situación en Colombia, y ello explica las razones de los sucesivos aumentos de las tasas de interés por parte de la junta directiva del Emisor.

En fin, se puede concluir que las autoridades económicas colombianas han venido siguiendo las recetas del Fondo Monetario Internacional hacia América Latina para enfrentar las circunstancias económicas complejas que se derivan del actual entorno económico internacional.

Roberto Junguito
Exministro de Hacienda
roberto.junguito@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado