Roberto Junguito
columnista

Reflexiones sobre política agropecuaria

El equipo económico encargado de la política agrícola deberá tener en cuenta las recomendaciones contenidas en el informe del 2015 de la Ocde.

Roberto Junguito
POR:
Roberto Junguito
julio 10 de 2018
2018-07-10 08:53 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78676872a9.png

Los temas de apertura comercial de la agricultura, transformación productiva del agro, mayor y mejor asignación de recursos presupuestales para el sector agropecuario, políticas de seguridad social para los trabajadores del campo, más cobertura del crédito agrícola, fortalecimiento del Ministerio de Agricultura y de las instituciones del sector, esquemas de investigación y asistencia tecnológica, la temática de la política de tierras y de desarrollo rural integral, derivada del acuerdo en La Habana, los planes de desarrollo con enfoque territorial y la difícil labor de erradicación de cultivos ilícitos son todas reformas prioritarias que deberá abordar la administración Duque en el ámbito de la agricultura y el desarrollo rural.

El equipo económico encargado de la política agrícola y de desarrollo rural del gobierno de Duque deberá tener en cuenta las recomendaciones sobre la agricultura colombiana contenidas en el informe del 2015 de la Ocde, Revisión de las Políticas Agrícolas de Colombia. Este resalta la estructura institucional de la agricultura, la política comercial, los instrumentos de política agropecuaria, los esquemas de apoyo a la agricultura, así como los temas relacionados con los subsidios directos y bienes públicos y la política de innovación y cambio tecnológico. Asimismo, el Informe de la Misión para la Transformación del Campo o Misión Rural del 2016, en el cual se enfatiza la importancia de desarrollar una visión de largo plazo que establezca como propósitos el cierre de la brecha rural urbana, la puesta en marcha de políticas de inclusión productiva y social, así como la adopción de una reforma institucional profunda y el suministro de bienes públicos para el sector rural como la educación, la salud, la seguridad social, la vivienda, los servicios públicos y las vías de comunicación.

Por su parte, cabe destacar que en este mes se publicará un libro del Banco de la República titulado Superando barreras: el impacto del crédito en el sector agrario en Colombia, que resalta su incidencia en la productividad, el crecimiento económico y el bienestar rural. A lo largo de la obra se muestra que el acceso al crédito ha sido una fuente invaluable de bienestar en el campo, pues ha permitido elevar la productividad, reducir la pobreza y mejorar la calidad de vida de los colombianos. La conveniencia de incrementar la cobertura del crédito y el estímulo al crédito agropecuario en Colombia están plenamente justificados en los resultados del libro.

Igualmente, otro tema de gran importancia que deberá abordar la administración Duque es el relativo a la puesta en marcha de la política de desarrollo rural integral prevista en el acuerdo en La Habana y que se relaciona con el controvertido asunto de tierras y vinculado con este el establecimiento de un fondo de tierras y su redistribución, la aprobación de la ley de tierras y de la norma que establece el catastro multipropósito, los temas de la frontera agrícola, los programas de desarrollo con enfoque territorial y el rol de las comunidades, así como lo relativo a la sustitución de cultivos ilícitos, los cuales son estudiados y analizados en la publicación de Fedesarrollo del 2017 titulada Acuerdo de paz: reforma rural, cultivos ilícitos, comunidades y costo fiscal. Estos estudios y sus recomendaciones de política pueden ayudar a al gobierno de Duque a enfrentar los retos del sector agropecuario.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado