Roberto Junguito

La tasa de cambio se deprecia

Roberto Junguito
POR:
Roberto Junguito
julio 01 de 2008
2008-07-01 11:53 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78676872a9.png

La tasa de cambio volvió a ser el centro de atención de la economía durante las últimas semanas.

Después de un proceso de revaluación, que llevó la tasa representativa del mercado, TRM, a niveles apenas por encima de los 1.600 pesos por dólar, ésta comenzó a depreciarse registrándose una cotización superior a los 1.900 pesos el pasado viernes. ¿A qué obedeció el cambio de rumbo en el precio del dólar? A responder este interrogante se dirige esta columna.
Aunque algunos especialistas del mercado comentaban que la devaluación era un fenómeno coyuntural, que se presentaba en anticipación al fin de mes, momento en el cual los operadores consolidan utilidades, mi percepción es que fue un fenómeno más estructural.

A este respecto, lo primero que se debe considerar es que una tasa de cambio en el vecindario de los 1.600 pesos, a lo que llegó a cotizarse nuestra moneda a mediados de junio es, sin lugar a dudas, un nivel por debajo del equilibrio de mediano plazo.

Ante esta situación, la junta directiva del Banco de la República respondió modificando su intervención en el mercado cambiario. En lugar de adelantar compras de manera esporádica y en función de la volatilidad de la tasa de cambio, lo cual probablemente facilitaba la especulación en el mercado cambiario, optó por modificar su regla de intervención.

Anunció, que en los meses por venir intervendrá mediante la compra diaria de dólares en el mercado por un monto de 20 millones de dólares.

En principio su acción parecería poco significativa, cuando se considera que diariamente en el mercado se pueden negociar más de 1.000 millones de dólares. No obstante, unas compras sostenidas de 20 millones diarios permitiría acumular anualmente cerca de 4.000 millones de dólares, que es una meta respetable de acumulación de reservas. Además, esta es una regla sencilla de intervención que se viene utilizando en países como Chile e Israel. La realidad es que como respuesta a la nueva política del Banco, la tasa de cambio se comenzó a depreciar.

Otro factor que, a mi juicio, contribuyó al proceso de devaluación que se dio la semana pasada fue el anuncio del Gobierno de recortar el gasto público no solo en lo que corresponde al presupuesto del 2009, sino en el año en curso. Para el 2009, ya no se incrementará el gasto al 16 por ciento anual, como se había informado, sino a ritmos inferiores al incremento proyectado en el PIB nominal, o sea, a la suma del crecimiento previsto del PIB y de la inflación; esto es, entre el 8 -10 por ciento anual. Por su parte, el Ministro de Hacienda comunicó, que para el 2008 se adelantaría un recorte de 1,5 billones de pesos en el gasto del Gobierno Nacional.

Esta decisión surgió luego de deliberaciones dentro del equipo económico del Gobierno, y de las reuniones sostenidas tanto por el Ministro de Hacienda con expertos económicos y ex ministros de Hacienda, como en la que el Presidente de la República sostuvo con los gremios de la producción.

Cabe, entonces, reflexionar por qué un recorte del gasto público puede contribuir a frenar la revaluación. Esto se da al llevar a reducir el gasto agregado de la economía o al dar cabida a una mayor intervención por parte del Banco de la República.

De los análisis sostenidos la semana pasada también se concluyó que, como resultado de los incrementos de productividad registrados en Colombia y de lo sucedido con los precios del petróleo, es probable que la tasa real de equilibrio se sitúe en niveles cercanos a los valores que se vienen registrando en estos últimos días.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado