Rodolfo Segovia S.

Petróleo: detrás del precio

Rodolfo Segovia S.
Opinión
POR:
Rodolfo Segovia S.
junio 09 de 2016
2016-06-09 07:30 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc35d70138.png

Ha sucedido lo que tenía que pasar: el precio del petróleo se dobló en los últimos cuatro meses, después de la dramática caída a 26 dólares el barril en enero. Sólidos elementos de mercado están detrás del repunte: disminución de la oferta, reducción de los inventarios y aumento de la demanda. Un nuevo debilitamiento es improbable.

Por el lado de la oferta, la contracción ha llegado por los incendios en Fort McMurry, Canadá, que han recortado momentáneamente un millón de barriles diarios (bd), y por la acción de los Vengadores del Delta del Níger, de efecto más prolongado, responsables de otro millón en Nigeria. Mientras tanto, en China, Azerbaiyán, Brasil, Colombia y otros, la producción y las proyecciones tienden a la baja.

También sigue contrayéndose el fracking en EE. UU., sin que se advierta repunte. Se afirma que no habrá recuperación sin precios continuos por encima de 60 dólares el barril, no por falta de iniciativa, sino por la dificultad para obtener créditos. Las bancarrotas llegan casi a cien. En su mejor momento, el flujo de fondos del fracking agregado nunca alcanzó para recuperar inversiones. Los acreedores serán más comedidos antes de financiar nuevas campañas. Irán ha aliviado el descenso de la oferta, pero en cuantía menor a la pronosticada. Don Sancho Jimeno, el héroe de Cartagena en 1697, se confundiría con la dinámica actual. Su doblón, el peso plata, nunca perdía aparentemente valor, ni cesaba la brega por extraer el metal de las minas.

El efecto neto será este año una disminución de 700.000 bd en los inventarios con respecto al crudo disponible en el 2015. Mientras tanto, la demanda del 2016 crecerá en no menos de 1’300.000 bd. La relativa estabilización de la economía mundial y los precios bajos de crudo garantizan ese resultado. Se trata, por lo tanto, de 2’000.000 bd menos, que impactan los inventarios. Como el año pasado su incremento se calculaba en 1’000.000 bd, esa cifra, ahora negativa, es la que provoca el alza de los precios. El desenlace ha llegado más rápido de lo que muchos preveían. Agencias internacionales como EIA y IEA estimaron equivocadamente en mucho más el aumento diario de los inventarios al final del 2015 y contribuyeron no poco a generar precios absurdamente bajos.

Arabia Saudita, el jugador que abrió sus llaves al máximo para provocar la caída de los precios, está poniendo en marcha lo que es su último desarrollo de grandes campos (Shaybah), que en gran parte irá a consumo interno. Después de ese no hay más. Su producción se estabilizará en 10 a 11 millones bd, con gran esfuerzo y tecnología de punta para aliviar la inexorable declinación de sus gigantescos yacimientos con 60 años de vida activa, como Ghawar. Es lo que lleva al príncipe heredero del reino a proyectar el pospetróleo. Y es un panorama que se replica en muchas partes.

Las compañías internacionales han engavetado proyectos de gran envergadura y larga maduración, que no se reactivarán sino con precios por encima de los 50 dólares actuales. Conoco Phillips, por ejemplo, ha dejado de explorar en aguas profundas. Son decisiones de largo aliento que no se reversan rápidamente, sobre todo cuando el cambio climático acelera el empleo de energía no renovable. En la medida en que los inventarios mundiales sigan cayendo, la reducción sin antecedentes de las inversiones podría llevar a un significativo desbalance entre la oferta y la demanda en un futuro no muy lejano, con fuertes repercusiones sobre los precios del petróleo.

Rodolfo Segovia
Exministro - Histroriador
rsegovia@sillar.com.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado