Rodolfo Segovia S.

Tubos críticos

Rodolfo Segovia S.
POR:
Rodolfo Segovia S.
febrero 21 de 2014
2014-02-21 01:43 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc35d70138.png

Mientras la estructura vial avanza hacia una transformación profunda, carreteras subterráneas adecúan al país para evacuar crecientes flujos de petróleo. Colombia Inc. produjo un millón de barriles diarios (bpd) en el 2013 y aspira, si aparecen las reservas, a aumentar producción al 5-10 por ciento por año.

Es una meta sin pretensión. Colombia ‘no es un país petrolero, sino un país con petróleo’. Encontrar campos gigantes es improbable (sin que sea imposible). Hay que trabajar mucho para reemplazar las reservas que se consumen anualmente –365 millones de barriles en el 2013, de los 3.377 millones de reservas probadas–, y descubrir aún más para extraer petróleo adicional del subsuelo. Ese es el plan que la ANH y Ecopetrol pretenden materializar.

Los modestos barriles se están encontrando, pero, por azar geológico, el 70 por ciento de las reservas yacen en los Llanos Orientales. Y es de esperarse que ese porcentaje tienda a aumentar, sobre todo en crudos pesados que son la mayoría. Ecopetrol podría justamente tener en los años venideros alentadoras noticias de dos campos con petróleo denso en el Meta, donde adelanta exploraciones.

Los crudos pesados por su alta viscosidad requieren de diluyentes, o sea hidrocarburos livianos, para fluir por oleoducto. Estos hay que llevarlos también por tubo hasta los campos de producción, condición que complica la logística para conducir petróleo por encima de la cordillera Oriental.

Carreteras deficientes le impiden al país, a decir de los economistas, realizar todo su potencial económico. Son el lastre de la productividad. Igual pasa con el petróleo si no existen los oleoductos para llevarlo a las refinerías y a los puertos de exportación. Una infraestructura insuficiente, defectuosa o dinamitada represa la producción de crudos y disminuye su valor presente. Colombia terminó el 2013 con 1 millón 200 mil bpd de capacidad, suficientes para transportar, incluyendo diluyentes, crudos a Barrancabermeja (230 bpd), Coveñas y (en cuantía menor), Tumaco.

Cénit se creó con el aporte de activos de Ecopetrol en oleoductos y poliductos (tubos que conducen exclusivamente productos refinados), para evitar cuellos de botella en el transporte y facilitar que la industria del petróleo desarrolle todas sus posibilidades. Una administración dedicada y concentrada, que presta servicios a terceros y con la misión, además, de llevar a bolsa la nueva empresa en un par de años, se libera de las distracciones de la compañía madre.

Aparte de proveer capacidad incremental en líneas existentes, la tarea urgente de Cénit, desde su constitución, fue incorporar el retrasado oleoducto Bicentenario (construcción muy interferida por la guerrilla), que recoge crudos llaneros de Yopal hasta la frontera con Venezuela. Allí se une al oleoducto Caño Limón-Coveñas, al que le sobran 110.000 bpd de capacidad por agotamiento de campos.

Para el 2015, Cenit contará (ampliaciones de Ocensa y Caño Limón-Coveñas) con 1’500.000 bpd de transporte, holgadamente adecuados, con sus correspondientes almacenamientos, para las necesidades nacionales y para disminuir la dependencia del transporte de hidrocarburos por carrotanque. Este mal necesario, peste de los caminos, bajará de transportar 225.000 bpd a 100.000.

Don Sancho Jimeno, el adalid de Bocachica en 1697, se alegra de que se amplíe la capacidad de carga de la Flota de los Galeones con grandes beneficios para el comercio indiano.

Rodolfo Segovia

Exministro - Historiador rsegovia@axesat.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado