Rosario Córdoba Garcés
rosario córdoba 

Desarrollo productivo y posconflicto

Contar con una política de desarrollo productivo es esencial para aumentar la competitividad de la economía y garantizar el éxito del posconflicto.

Rosario Córdoba Garcés
Opinión
POR:
Rosario Córdoba Garcés
abril 24 de 2016
2016-04-24 05:48 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c69abad96.png

La principal tarea del Gobierno Nacional, una vez se firme la paz, es garantizar un posconflicto viable y sostenible en el tiempo, pues para nadie es un secreto que a medida que se dejen atrás las décadas de violencia protagonizadas por las guerrillas, las demandas de la población en materia de educación, empleo, salud y desigualdad irán en aumento.

Anticipando ese escenario, es preciso contar con una estrategia que permita materializar el desarrollo de aquellas zonas que hasta ahora han sido marginadas del bienestar social y económico.

Es la única manera de reducir al máximo la posibilidad de que reaparezcan nuevos actores ilegales que aprovechen el vacío institucional y la falta de oportunidades que podría darse en esos lugares si no hay claridad en la estrategia y su implementación para el día D.

Varios ministerios están trabajando en esa dirección. El de Agricultura, a través del programa Colombia Siembra, ha anunciado diversos incentivos para invertir en proyectos productivos para reactivar el campo y aumentar la soberanía alimentaria.

El Ministerio de Comercio tiene el Programa de Transformación Productiva y el de Rutas Competitivas, con los que fomenta el desarrollo de diferentes sectores económicos a nivel nacional y regional.

El Ministerio del Posconflicto, por su parte, tiene iniciativas relacionadas con el mejoramiento y construcción de pequeña infraestructura y vías terciarias y paquetes productivos para mejorar los ingresos agrícolas. Otros carteras tienen agendas que van en la misma dirección.

Si bien es positivo que desde ya se estén adelantando este tipo de acciones, es deseable que se avance en la coordinación de la oferta gubernamental de forma que se evite la duplicidad de esfuerzos y se incrementen los impactos positivos de los diferentes programas, lo que redundaría en un mayor fortalecimiento de las potencialidades productivas del país.

También se deben definir cuáles son las apuestas productivas que el Estado priorizará de acuerdo con su nivel de sofisticación, valores agregados y potencial de generación de empleo, pues los recursos gubernamentales son escasos.

El Conpes de Política de Desarrollo Productivo (PDP), que vienen impulsado las entidades públicas y privadas que hacen parte del Sistema de Competitividad, Ciencia, Tecnología e Innovación, propone un arreglo institucional que evitaría la descoordinación de las distintas instancias gubernamentales en esta materia.

Define la forma en la que el Estado debe priorizar las actividades productivas llamadas a jalonar el desarrollo social y económico en las regiones. En últimas, la PDP permitiría sacar el máximo provecho a los esfuerzos de los distintos ministerios y los coordinaría con otros esfuerzos que se adelantan a nivel territorial.

Más que un capricho del Gobierno o del sector empresarial, contar con una política de desarrollo productivo es esencial no solo para aumentar la competitividad de la economía colombiana, sino para garantizar el éxito del posconflicto.

Si el país no quiere repetir los errores del pasado, en los cuales los territorios más rezagados fueron abandonados a su suerte con las consecuencias que todos conocemos, avanzar en la aprobación del Conpes de PDP se constituye en un acto responsabilidad. Este Conpes no se puede ‘quemar en la puerta del horno’.

*Presidenta del Cosejo Privado de Competitividad
rcordoba@compite.com.co

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado