Rudolf Hommes Rodríguez

¿Avanza la paz?

Rudolf Hommes Rodríguez
Opinión
POR:
Rudolf Hommes Rodríguez
marzo 15 de 2015
2015-03-15 10:53 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf52f0b4a.png

La decisión del Presidente de suspender por un mes el bombardeo a las Farc, se aparta de la condición establecida inicialmente cuando se acordaron las reglas y se optó por negociar sin dejar de combatir, hasta llegar a un acuerdo. Pero las Farc ya lo habían hecho con la decisión unilateral de cesar el fuego para demostrar su compromiso.

El Gobierno responde suspendiendo el bombardeo por un mes, con lo que certifica que las Farc han cumplido y que se ha avanzado significativamente en el diálogo entre las dos partes. Si durante los próximos 30 días los dos siguen cumpliendo, se justificaría que den un paso adicional. Estamos en un momento decisorio para el proceso.

Tanto el Gobierno como las Farc están bajando un poco la guardia para crear y obtener confianza, y hay razones válidas para que lo hagan. Pero se está dependiendo de buena fe y compromiso de parte y parte. Si destruyen la confianza unilateralmente, el proceso puede retroceder severamente o hasta naufragar.

El Procurador y otros voceros del Centro Democrático desconocen que la situación ya no es la misma que existía cuando comenzaron los diálogos. Por eso sostienen que no se debería haber suspendido el bombardeo, que este es un cambio arriesgado y una concesión inoportuna a las Farc. Arriesgado si lo es, como lo fue el cese unilateral de fuego para la guerrilla, pero es necesario y oportuno. ¿Cómo más se va creando confianza y cómo se avanza si no es aflojando paulatinamente? El general Samudio propone que las Farc lo hagan entregando las coordenadas de sus campamentos.

Sorprenderían a todo el mundo si lo hicieran, y pondrían al Gobierno en aprietos si tuviera que hacer algo equivalente.

La desconfianza a la que se han hecho acreedoras las Farc por sus actuaciones en intentos anteriores de hacer la paz, especialmente la experiencia de El Caguán, es algo que naturalmente les pone los nervios de punta a la opinión pública y a la oposición. La decisión de suspender el bombardeo, así sea temporalmente, no estaba en el radar de la mayoría. Pero solo el Gobierno sabe cómo está avanzando la negociación y tiene la información para haber tomado esa determinación con buen criterio. Los demás no cuentan con los elementos de juicio para emitir una opinión educada. El que está a cargo de la negociación es el Gobierno, quien responde por los resultados.

Soltar un poco la rienda no es algo irreversible. El jinete sabe más que el que va a pie, y si la suelta es porque siente que el caballo no va a salir desbocado. Hay que tener confianza de que el Gobierno sabe qué riesgo corre, que a su juicio esta es la mejor solución, y es consciente de la enorme responsabilidad de sus decisiones. La figura adusta y comprometida de Humberto de la Calle y como se han acentuado estas características desde que se hizo cargo de este proceso, no dejan ninguna duda de que tiene claro qué carga lleva encima. En contraste, el Procurador, haciendo campaña de calzonarias en Chocó y preocupado por la suerte de un compinche, casado con una de sus procuradoras, no exhibe un ápice de ese ‘dolor de patria’ que de la Calle hace evidente. En 30 días sabremos cómo resulta el experimento y si las Farc o sus enemigos dentro y fuera del Gobierno no cometen el error de sabotearlo.

Rudolf Hommes R.

Exministro de Hacienda

rhommesr@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado