Rudolf Hommes Rodríguez

Conversación sobre desarrollo

Rudolf Hommes Rodríguez
Opinión
POR:
Rudolf Hommes Rodríguez
mayo 25 de 2015
2015-05-25 12:18 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf52f0b4a.png

Hace poco leí un artículo en el Financial Times, en el que decían que en China ya no van quedando suficientes campesinos para atraer a las ciudades, lo que hace prever que esa economía deje de ser tan competitiva como lo ha sido gracias a este ejército de trabajadores de reserva. Le pregunté a uno de los asesores económicos que vinieron con el Primer Ministro de China, si esto está sucediendo, y me respondió que el país era predominantemente rural, pero desde que comenzó la nueva política económica, la población rural ha pasado de 70 a 40 por ciento, y esperan ‘urbanizar’ otros 260 millones de habitantes rurales en los próximos 10 años, así como mantener en el campo solo al 20 por ciento de la población, que ya para entonces se aproximará a 300 millones. Este modelo se ha manejado creando en las ciudades una gran demanda de mano de obra y niveles de empleo muy elevado.

Me preguntó si en Colombia sucedía lo mismo, y le respondí que ha habido una notoria urbanización de la población, muy pronunciada en los años de la violencia, posteriormente promovida por políticas económicas, que se había acentuado en este siglo por el desplazamiento forzado de ciudadanos, inducido por acción de los paramilitares y de la guerrilla. A diferencia de China, esta población no encuentra fácilmente empleo productivo en las ciudades, ni existe una política expresa de generación de empleo urbano de alta productividad.

Mi interlocutor dice que en China lo mejor que le puede suceder a un campesino es irse para las metrópolis, y que el gobierno lo promueve deliberadamente generando empleo urbano. Eventualmente, el atractivo de migrar del campo a la ciudad va a ser menor porque ha aumentado el nivel de ingreso y la calidad de vida en el área rural. Preguntó si en Colombia había tierra para desacelerar el flujo de migrantes hacia las urbes y le respondí que en abundancia. Dijo que esto exigiría una gran inversión en el campo, en todo caso necesaria, pero que lo deseable es que los campesinos dejaran de serlo.

La estrategia de promover la construcción urbana para absorber mano de obra, que se aplicó en los años 70 ha sido insuficiente en Colombia. Al parecer, para hacer productiva la migración del campo a las ciudades es inevitable que aumenten significativamente las exportaciones industriales, y para mejorar las condiciones de vida en el campo se requiere también que aumente la producción de bienes agrícolas exportables o que sustituyan importaciones. A esto se oponen los elevados niveles de protección, especialmente si el país participa simultáneamente en asociaciones como la Alianza del Pacífico. Una fábrica de dulces del Valle acaba de anunciar que se va a producir en México. La industria colombiana automotriz se queja del libre mercado con ese país, los arroceros tratan de impedir que entre arroz de Perú y Ecuador, los productores de galletas y chocolates que se consumen en Colombia los exportan desde Perú, o los producen en Estados Unidos para que los consuman los expatriados colombianos. Nuestros aceiteros exportan aceites especiales de gran valor desde Ecuador. Hay que conciliar el nivel de protección con la necesidad de aumentar la producción local (Continuará)..

Rudolf Hommes R.

Exministro de Hacienda

rhommesr@hotmail.co

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado