Rudolf Hommes Rodríguez

Los límites de Colombia

Rudolf Hommes Rodríguez
Opinión
POR:
Rudolf Hommes Rodríguez
septiembre 21 de 2014
2014-09-21 08:40 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf52f0b4a.png

El tamaño del territorio efectivamente controlado por el Estado colombiano es mucho más pequeño que el que aparece en los mapas. La costa Pacífica está más o menos abandonada a su suerte, en la pobreza y en manos de fuerzas antagónicas al Estado, o de criminales.

El límite efectivo de la Colombia hasta donde llega el Estado con servicios e instituciones está más cerca de Cali, Popayán y Pasto, que de Buenaventura, Guapi o Tumaco. El Chocó ha estado tradicionalmente descuidado. La guerrilla y las bandas criminales explotan los recursos naturales y mantienen a la población amedrentada y consumida en la pobreza.

En la frontera con Ecuador, el Gobierno de ese país, mucho más pequeño, tiene mayor control sobre su frontera con Colombia que el nuestro. Una queja reiterada de las autoridades de ese país es que Colombia no cuida sus fronteras, y que cuando presiona militarmente a la guerrilla espera que el Ejército ecuatoriano la contenga y no la deje refugiarse al otro lado. Ese papel mortifica a los militares ecuatorianos porque los involucra en un conflicto que no es de ellos. Llama la atención que Ecuador, Perú, Brasil y Venezuela tengan una presencia de estado en las fronteras más efectiva que Colombia.

Esto resulta en una pérdida de autoridad y el ejercicio de una soberanía ineficaz y subordinada (un grupo de investigadores que hicieron un recorrido por los ríos de la frontera hace 25 años, estuvieron presentes en las fiestas de un pueblo colombiano sobre el río Meta, en las que los policías locales colombianos hacían el papel de reinas y los policías del pueblo venezolano en la ribera opuesta eran el jurado). Los mismos investigadores encontraron una comunidad remontando el Mochuelo que cazaba ratones por no tener otra fuente de proteína. En Guainía hay un cementerio al que le dicen “No llores” porque los que lloran pueden correr la misma suerte de los que están enterrando.

En la costa Atlántica hay un estrecho corredor que controla el Estado, el cual se extiende de Cartagena a Barranquilla y a Santa Marta, pero al sur de este corredor y al occidente, donde recientemente fueron asesinados varios policías por las Farc en alianza con los urabeños, o al oriente se lo disputan la guerrilla y las bandas de criminales. Estas últimas, se están tomando otra vez el Amazonas para establecer en Leticia una base de tráfico de drogas.

Es increíble que se pretenda que no haya contrabando o minería ilegal cuando buena parte de las dos costas y las fronteras están controladas por grupos armados de guerrilleros o criminales que desafían abiertamente al Gobierno y lo combaten.

También es incomprensible que no se adviertan las consecuencias estratégicas y de seguridad de esta situación, pues la mayoría de las rutas de ingreso de armas, de dólares en efectivo, de contrabando y de salida de drogas están controladas por criminales.

Uno de los principales objetivos del posconflicto debe ser establecer la autoridad y la institucionalidad del Estado en todo el territorio, y para lograrlo se necesita una estrecha colaboración entre la Fuerza Pública, la justicia y la acción social del Estado para llegar a estas regiones con carreteras, escuelas, servicios básicos, empleo, jueces y seguridad.

 

Rudolf Hommes R.
Exministro de Hacienda
rhommesr@hotmail.com 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado