Rudolf Hommes Rodríguez

¿Por qué la paz?

Rudolf Hommes Rodríguez
POR:
Rudolf Hommes Rodríguez
mayo 26 de 2014
2014-05-26 03:18 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf52f0b4a.png

Hay un sinnúmero de razones para desear la paz, que van desde no tener la certeza de poder acabar con la guerrilla por otros medios, hasta el beneficio económico de tener un país en paz.

El Ministro de Hacienda calcula que esto puede representar un punto anual adicional del Producto Interno Bruto (PIB), lo que en valor presente puede equivaler a medio PIB.

El beneficio puede ser bastante mayor si la guerrilla y la droga desaparecen, y se llevan consigo varias otras actividades criminales. Por ejemplo, no se sabe cuánto se pierde en iniciativa en un país que castiga el éxito económico con el secuestro, o que le impone un nivel de riesgo a la actividad productiva que hace insostenibles o irrealizables ciertas empresas en el agro, en muchas regiones.

La pérdida de competitividad de los productos colombianos, ocasionada por el efecto de las exportaciones ilegales de droga, o los costos adicionales que se le agregan a las ventas externas por tener que incurrir en gastos de seguridad y prevención de que se contaminen los envíos al exterior con cargas polizonas de droga, más el riesgo de perder cargamentos legales por interceptación de la guerrilla, es algo que cambia radicalmente con la paz, tal como está concebida, sin contar con el beneficio social de erradicar los cultivos y el tráfico ilegal de droga.

Todo esto podría elevar el beneficio económico a dos puntos del PIB por año, o más. Entonces, el valor presente de la paz podría equivaler a que nos ganáramos un año adicional en crecimiento.

Los traquetos tendrían que convertirse en empresarios productivos, proveedores de bienes y servicios legales, para sostener su estilo de vida, pues otras actividades criminales distintas a la droga o el contrabando de armas no son tan rentables. Si los jóvenes ambiciosos de provincia, en vez de buscar la plata dulce en el narcotráfico crearan otras compañías, si los hijos de la burguesía, que permanecen tentativamente en el exterior, regresaran, y si los hijos de la pequeña burguesía dejaran de soñar con imitarlos, y todos ellos se pusieran a trabajar, la contribución económica de la paz podría ser aún mayor.

Hay otras cosas más para sumarle al beneficio puramente cuantificable: las familias podrían conservarse sin tener que entregarle jóvenes a la guerrilla o al Estado. La posibilidad de crecimieno de regiones que esperan ser desarrolladas. El potencial de crear un ‘sueño colombiano’ que no se estrelle cada día con la pesadilla de las masacres, las desapariciones, los desalojos y la miseria. Disfrutar el país y su diversidad. ‘Poder pescar de noche en los ríos de Colombia’.

La paz traerá consigo importantes transformaciones. El Estado colombiano tendrá que cambiar su modelo político clientelista, el sistema de toma y daca, sin caer en el populismo, que es la alternativa más fácil y menos productiva. El peligro del posconflicto es que se opte por ella. Ya se han dado los primeros pasos, por ejemplo, en la manera como se negocian los paros y en las concesiones que tuvieron que hacérsele a la Marcha Patriótica para desmontar el paro agrario, y al Fecode para desactivar el la huelga de maestros (habrán notado que el acuerdo que apareció como aviso en los diarios no lo firmó el Ministro de Hacienda).

Rudolf Hommes R.
Exministro de Hacienda
rhommesr@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado