Rudolf Hommes Rodríguez

Salud: ¿otra reforma política?

Rudolf Hommes Rodríguez
POR:
Rudolf Hommes Rodríguez
abril 08 de 2013
2013-04-08 04:00 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf52f0b4a.png

Cuando se aprobó la Ley 100, solo tenían acceso a servicios de salud los que podían pagar o los afiliados a la seguridad social.


En 1993, la cobertura del seguro de salud de los pobres era 4 por ciento, hoy es un poco menos que 90 por ciento. Si el sistema de salud se hubiera reestructurado con base en una reforma como la que ahora se propone y no con la Ley 100, posiblemente no habría sido tan exitoso, porque le hace falta el estímulo a la oferta que emana de la aspiración al lucro. Pero ahí también se origina la codicia y buena parte de la corrupción que, lamentablemente, dieron lugar a que el sistema se haya degenerado y corrompido irremediablemente, pese a sus logros formidables. Con enfermos tirados en los corredores o en la calle, desatendidos por funcionarios desalmados, administradores rapaces, y médicos robotizados, explotados y empobrecidos, no hay duda de que necesita reformase.


Le echan la culpa de la crisis a varios factores, pero no al principal: que una buena parte del sistema de salud está en manos de aprovechados o malhechores, porque no funciona el sistema de control, y que eso lo han facilitado o promovido los políticos clientelistas. El error crítico de diseño de la Ley 100 fue el mecanismo de control. La Superintendencia quedó adscrita a Salud, un ministerio que ha sido fácil presa de los políticos y no quedó en Hacienda, como queríamos, al margen de la politiquería.


Esta reforma no puede entregarles el sistema de salud a los mismos políticos que han facilitado su envilecimiento. No tiene sentido estatizar un sistema, por mal que esté funcionando, si el Estado no opera y, mucho menos, si al sistema lo tienen capturado agentes como los políticos clientelistas colombianos (o los socialistas del corte de Petro), que no pueden administrarlo satisfactoriamente porque creen que es de ellos. "Lo público es lo privado de los políticos", decía un grafiti universitario.


Acabar con todas las EPS, sin separar las manzanas buenas de las malas, dejar a las cajas de compensación parcialmente sin oficio en salud, y centralizar la administración de los aportes de salud en el Gobierno, después del mal manejo que el este le ha dado al Fosyga, parecen ser los elementos potencialmente más dañinos del proyecto del Gobierno.


Permitirles a los municipios o departamentos prestar el servicio no es mala idea, cuando al sector privado lo mueve exclusivamente un afán insaciable de ganancia que conlleva mal servicio, o cuando la prestación privada no es recomendable por las condiciones demográficas o geográficas del departamento o del municipio.


MI Plan (el del Gobierno) no va a ser mejor que el POS, si dejan que el Congreso imponga ‘SU Plan’ (el de los clientelistas) por conducto de una ley estatutaria de su propio cuño, con mensaje de urgencia. "Lo que necesitamos es salud sin Barreras", dice un gracioso colega.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado