Sandra Forero Ramírez
Columnista

Cuestión de inversión y crecimiento

Los resultados del primer trimestre sobre el desempeño de la economía del país señalaron una innegociable prioridad.

Sandra Forero Ramírez
POR:
Sandra Forero Ramírez
julio 05 de 2017
2017-07-05 09:25 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7ce79647b1.png

Los resultados del primer trimestre sobre el desempeño de la economía del país señalaron una innegociable prioridad de poner en marcha acciones para su reactivación.

Los efectos sobre el consumo y la inversión, derivadas de las acciones de política monetaria adoptadas para contener la inflación, sumados a otros factores que hicieron mella sobre la confianza y las expectativas de los agentes, marcaron un primer cuarto en el que todos los sectores nos vimos obligados a revisar las perspectivas para el resto del año.

En el ramo edificador, el valor agregado presentó una variación anual de -7,1 por ciento durante el primer trimestre, valor que contrasta con los resultados del 6 por ciento al cierre de 2016. Esto fue producto de un ciclo comercial menos dinámico desde mediados del año pasado, la preferencia de los hogares por inversión en proyectos con mayor plazo para la cuota inicial, tasas de interés hipotecarias que excedían en 200 puntos básicos la media de los últimos años, y una oferta de proyectos con un avance comercial promedio de 65 por ciento frente al umbral del 80 por ciento instituido como punto de equilibrio para el inicio de las obras.

Vale la pena recordar que, en los últimos años, las medidas para impulsar la inversión de los hogares en vivienda nueva han surtido efectos positivos. En particular, las estrategias de coberturas a la tasa de interés para el segmento de ingresos medios, que han acompañado la política de vivienda social, han tenido un efecto multiplicador sobre la economía con el lanzamiento, comercialización y construcción de los proyectos, jalonando la demanda de insumos de 174 líneas productivas en 29 subsectores, el empleo directo e indirecto, las operaciones de crédito hipotecario, y para muchas regiones se ha convertido en el motor de su desarrollo inmobiliario.

Es una receta sencilla pero efectiva. De manera oportuna, el Gobierno Nacional anunció la adición de 40.000 coberturas de 2,5 puntos porcentuales a la tasa de interés hipotecaria, aplicables en el segmento de viviendas entre 100 y 321 millones de pesos (135-435 smmlv) para los años 2018 y 2019.

Para los hogares esto representa una reducción de 20 por ciento del valor mensual de la cuota del crédito de vivienda, que sumado al compromiso de los bancos y sus acciones, reduciendo las tasas de interés, generan un ambiente ideal para invertir.

Este segmento del mercado representa el 50 por ciento de la oferta y mueve inversiones anuales por 14,5 billones de pesos. Con estas 40.000 coberturas se prevén inversiones en vivienda nueva por 9 billones de pesos adicionales, 65.000 nuevos empleos y una demanda de insumos y materiales por 5 billones de pesos.

No se debe olvidar que la inversión en construcción de edificaciones (hogares y empresas) representa el 25 por ciento del total de la inversión en el país, y, en ese sentido, las estrategias para impulsarla deben ser tenidas en cuenta como cuestión de inversión y crecimiento económico.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado