Sandra Forero Ramírez

Prioridades: crecimiento y empleo

Sandra Forero Ramírez
Opinión
POR:
Sandra Forero Ramírez
julio 08 de 2015
2015-07-08 03:47 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7ce79647b1.png

Noticias van y vienen sobre el devenir económico del país y la región. Una mirada sobre el desempeño de la economía en el contexto de los vecinos, muestra que, con 2,8 por ciento de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) al primer trimestre de 2015, Colombia sigue entre las economías con mejor desempeño de la región.

No obstante, las perspectivas de crecimiento moderadas en la mayoría de países emergentes y una relativa recuperación en los desarrollados, marcan los pronósticos de los analistas sobre un escenario sin promesas significativas para el 2015 y el 2016. A esto hay que sumarle la incertidumbre que genera en los mercados, la posible cesación de pagos de los compromisos fiscales de Grecia, que cada vez se hace más tangible.

En el país, los hechos sobre el desempeño reciente de la economía y su relación con la caída de los precios del petróleo son un elemento de facto, que desde la perspectiva fiscal y productiva han sido bastante discutidos. Lo importante es que en ese contexto, el Gobierno Nacional ha acudido a recetas prácticas y efectivas frente a choques adversos sobre el crecimiento y el empleo. El Pipe 2.0 tiene elementos de corto y mediano plazo que permitirán mantener los volúmenes de ocupación y contrarrestar el menor dinamismo previsto del crecimiento económico.

En lo que atañe a la construcción de edificaciones, la orientación de recursos fiscales para impulsar el desarrollo de vivienda para la clase media a través de coberturas a la tasa de interés, la disposición de 30.000 nuevos subsidios integrales para el programa ‘Mi Casa Ya’ y la puesta en marcha del ambicioso programa de construcción de las 30.000 aulas escolares del Plan Nacional de Infraestructura Educativa suponen la construcción de más de 8 millones de metros cuadrados, es decir, 30 por ciento de lo que se edifica anualmente en el país.

En conjunto, la inversión estimada de estas medidas asociadas a la construcción de edificaciones asciende a 17 billones de pesos, eso representa algo más de dos puntos porcentuales del PIB, volumen fundamental para mantener los niveles de inversión con relación al Producto Interno Bruto cercanos al 30 por ciento.

En materia de empleo, el Gobierno ha estimado que con estas iniciativas se generarán cerca de 170.000 nuevas plazas, lo que permitirá seguir impulsando la mano de obra en la construcción, que, según cifras oficiales, a mayo del 2015 contribuye con uno de cada cinco empleos que se generan en el país.

En el marco de los principios de una política contracíclica, estas iniciativas pueden ser chequeadas con certeza.

Efectividad, inversión de los hogares, efecto redistributivo, eficiencia del gasto público, alcance regional, encadenamientos sobre la industria y, sobre todo, lo que debe ser prioridad en la actual coyuntura: crecimiento y empleo.

Sandra Forero Ramírez
Presidenta ejecutiva de Camacol
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado