Formación de los economistas

"Para potencializar el desempeño se deben cultivar las habilidades de 'análisis, síntesis y crítica'

Santiago Araoz-Fraser
POR:
Santiago Araoz-Fraser
abril 08 de 2008
2008-04-08 03:37 a.m.

La futura estructura socio-económica colombiana dependerá, en buena proporción, del tipo y orientación de la formación que se les está dando a los estudiantes de economía.

La mundialización y la globalización caracterizan el entorno planetario, donde empiezan a aparecer tímidamente los países emergentes entre quienes está Colombia. Allí, la realidad avanza más rápido que la teoría y los textos usuales se quedan cortos con algunas excepciones como los de Oliver Blanchard, Paul Krugman y Samuelson-Nordhaus.

Con relación al dilema de crecimiento o desarrollo en Colombia se observa que en el primero estamos pasando por un excelente período con crecimiento del PIB de 7,52% en el 2007, 6,84% en 2006, y tendencia hacia cierta estabilidad entre 4,5% y 5,5% en el mediano plazo. Pero en el segundo, entendido como la mejora de los indicadores del Informe de Desarrollo Humano de Naciones Unidas, la situación es más que deficitaria, pues la pobreza no cambia, la concentración continúa agudizándose en la propiedad (sobre todo rural) y en el ingreso (comparando los salarios reales durante los últimos años), mientras los monopolios reinan; y sobre todo, el desempleo se mantiene próximo al 12% sin contar el gran subempleo.

En ese contexto, la concepción del progreso económico derivado del supply side (la solución por el lado de la oferta) fundamentada en la ley de Say, "toda oferta crea su propia demanda", ha conducido a la prioridad de la microeconomía, que actualmente gravita alrededor de la utopía empresarial.

Así las cosas, la formación en teoría económica necesita un buen instrumento matemático, que parte desde el álgebra, y continúa con el cálculo (diferencial e integral), la programación o álgebra lineal, la estadística (probabilística e inferencial) para culminar: primero, en la teoría de los juegos (aplicable a la competitividad); y segundo, en la econometría que trabaja con modelos, entendidos como la reducción y concreción de la realidad, y es necesaria para hacer proyecciones partiendo de series históricas con el apoyo de supuestos. Asimismo, la capacitación de los economistas debe enfatizar cada vez más en la destreza con las competencias: interpretativas y argumentativas, que permiten fortalecer un buen potencial de negociación (ojalá en la dimensión internacional); y con las propositívas que son las que ayudan a plantear soluciones a los problemas.

Para potencializar el desempeño se deben cultivar las habilidades de 'análisis, síntesis y crítica', cualidades que conducen al liderazgo comunitario con responsabilidad social. En ese sentido, es recomendable el texto de macroeconomía de Blanchard, que en cada capítulo relaciona lo teórico-conceptual con el empleo que, en la actual concepción de Estado reducido, es casi la única alternativa para traducir crecimiento en mejora de desarrollo, pues está probado que la pobreza se alivia como consecuencia del trabajo estable durante varios años. 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado