Nuevo orden internacional | Opinión | Portafolio

Nuevo orden internacional

Los países emergentes y pequeños empiezan a tener vida propia y a negociar en la arena internacional

Santiago Araoz-Fraser
POR:
Santiago Araoz-Fraser
diciembre 05 de 2008
2008-12-05 01:37 a.m.

En la dinámica reciente sobresalen: 1- el crac financiero, inicialmente de vivienda y bancario, luego bursátil y ahora, productivo (las 3 grandes de los vehículos en Estados Unidos y Alemania) afectando el desempleo y el consumo de cada día más familias; 2- la toma de posesión en Estados Unidos del primer mandatario multirracial de inspiración ideológica progresista; y 3- la continuidad en nuestra América morena de los Gobiernos orientados a la cuestión social.

El orden que nació de la Segunda Guerra Mundial pierde vigencia, y se refleja en las posiciones de representación y comando burocrático, donde no están todos los que son, ni son todos los que deberían estar.

La Organización de Naciones Unidas conserva cierta respetabilidad pero se muestra inoperante y los agentes económicos del tipo Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional y Organización Mundial del Comercio se suponen asociados a los grandes actores.

Los países emergentes y pequeños empiezan a tener vida propia y a negociar en la cada vez menos exclusiva arena internacional. En ese panorama hay un contexto que Colombia puede y debe aprovechar.

Según un informe del Consejo Nacional de Inteligencia de Estados Unidos citado por El Tiempo el 22 de noviembre "el dominio económico, militar y político estadounidense se está reduciendo de manera alarmante, a medida que crece el de China, India y Rusia"; esa tendencia está cambiando la balanza del poder mundial, lo que se traducirá en un nuevo orden internacional.

Para Max Weber las fuentes directas del poder, entendido como la capacidad de cambiar la conducta de los otros aún contra su voluntad, tienen tres orígenes: la herencia, la burocracia y el carisma.

Este último se encarna en el líder carismático, como personaje con cualidades excepcionales que aparece en circunstancias y coyunturas históricas críticas y cuya herencia la asumirá una nueva clase política. Por su origen y circunstancias, Obama sobresale históricamente.

Ojalá esté a la altura de las grandes tendencias mundiales orientadas a oír y procurar incluir a los, hasta hoy, excluidos, ante la presión por cumplir con las ofertas de la campaña, en especial en educación y salud, superar la crisis e impulsar las energías alternativas y encontrar una salida a las guerras que en total ya superan 1.000.000 de muertos.

Colombia es un país mediano en población, territorio, Producto Interno Bruto, recursos humanos y naturales y en general en los indicadores básicos, pues con mucha frecuencia aparece en rangos cercanos al número 40 del mundo.

Tiene tradición de introspección, timidez y aislamiento agudizada por el trauma de la pérdida de Panamá, que se manifiesta en una presencia y capacidad de negociación internacional mucho menor a la de su real potencial. Eso puede y debe corregirse interiorizando masivamente los derechos y deberes de ser el líder dialogante y pacífico de la esquina norte de Suramérica.

Aprovechando su geografía, historia y cultura, síntesis de lo andino, caribe y aún tropical, como características propias de nuestra identidad que estratégicamente utilizadas, nos hacen competitivos a nivel mundial. Tal como está ocurriendo con el ejemplo rejuvenecido del café.

santiago_araoz@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado