Sergio Calderón Acevedo

‘Undoing business’

Sergio Calderón Acevedo
Opinión
POR:
Sergio Calderón Acevedo
abril 17 de 2016
2016-04-17 07:00 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c786ab05c57.png

Si usted es una persona emprendedora y quiere romper las ataduras del empleo para crear su propio negocio y generar a su vez puestos de trabajo, bienestar y recursos fiscales para mejorar el país y disminuir la desigualdad, adelante, busque su sueño... y prepárese para la carrera de trabas y obstáculos.

El Banco Mundial ha venido calificando, durante casi diez años, el clima de negocios de Colombia a través de su encuesta anual Doing Business. En ella, el país ha venido repuntando, gracias a su constante transformación en temas sensibles para las empresas, aunque en los últimos dos años hemos retrocedido en asuntos sensibles, que deberían preocupar a las autoridades encargadas de ambientar la inversión y el emprendimiento.

La encuesta, para los 189 países de la muestra, puede ser consultada en www.doingbusiness.org, y de allí se pueden descargar muchísimos documentos y estadísticas útiles y hacer un análisis comparativo de dónde está el país frente a sus pares.

Colombia se destaca en la variable ‘acceso al crédito’, lo cual se explica, en gran parte, por la rica legislación que protege a deudores y acreedores y a la existencia de las centrales de riesgo. Debe ser también porque a cualquier analfabeta le financian y entregan una moto con solo ir al almacén.

Colombia también se destacaba por ser el sexto país del mundo con mayor protección a los inversionistas. En la encuesta del 2016, no obstante, nuestro país ya ha bajado al puesto 14, y puede seguir cayendo si no hay reformas necesarias en temas de gobierno corporativo y de estabilidad regulatoria.

Pero de todas las variables medidas, hay dos en las cuales nuestro país ocupa deshonrosos lugares porque es, aparentemente, en campos en los cuales el esfuerzo de reforma no es notado, por lo menos desde el punto de vista del Banco Mundial: entre 189 economías evaluadas, Colombia ocupa el puesto 180 en “cumplimiento de contratos” (Reficar, Nules y demás), y el 136 en “pago de impuestos”.

En este último, Colombia tiene una tarifa total calculada de 69,7 por ciento, comparada con 41 por ciento para el promedio de países Ocde; 239 horas para preparar documentos para la autoridad de impuestos, comparado con 176 en naciones Ocde. La tarifa del 69,7 por ciento se explica en una décima parte en el antitécnico y fiscalista impuesto a las transacciones financieras, y también por el enredado Cree, dos raros gravámenes endémicos de nuestra improvisación.

Es cierto que si Colombia desea mantener su grado de inversión, debe implementar la famosa reforma tributaria estructural, pero la que está en el pipeline no es la adecuada porque solo contempla seguir exprimiendo a los que hoy llevan toda la carga, y pretende incluir a dos millones de nuevos contribuyentes que engrosarán las eternas colas de los centros de atención de la Dian, sin hacer mella en los ‘panameños criollos’ que hoy esconden, de manera criminal, más de 100 millardos de dólares en paraísos fiscales.

En el 2014, Colombia ya había logrado tener el mejor clima de negocios de América Latina. En el 2016, nos aventajan México, Chile y Perú. Aún es tiempo para evitar seguir cayendo, antes de que pasemos a Venezuela hacia abajo, que es 186, solo delante de Eritrea, Libia y Sudán. Que este no sea el episodio del segundo huevo roto.

Sergio Calderón Acevedo
Economista
scalderon@andinoled.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado