Sergio Calderón Acevedo

Perder no es ganar

El Banco Mundial, en su reporte de clima de negocios ‘Doing Business’, posiciona a Colombia en el puesto 53.

Sergio Calderón Acevedo
POR:
Sergio Calderón Acevedo
octubre 22 de 2017
2017-10-22 06:27 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c786ab05c57.png

Con alguna periodicidad son publicados los resultados de posiciones de los países del mundo en diferentes estudios temáticos como la competitividad, la pobreza, la corrupción, la criminalidad, diferentes variables macroeconómicas, etc. Estas sirven a los analistas para entender las diferencias regionales, y a los empresarios para tomar decisiones de inversión de sus negocios, que les permitan mayores crecimientos en mercados emergentes y de alta potencialidad.

También nos indican los resultados de estos estudios y encuestas, si un determinado país o región está avanzando en el camino hacia el desarrollo o si, por el contrario, se alejan cada día más de tener una sociedad que goza de progreso y de mayor bienestar.
Venezuela, por ejemplo, lidera la región en malos resultados y deterioro acelerado de todos sus indicadores, al estar su economía y sus instituciones rehenes de sus fuerzas militares y policiales, que apoyan a una pequeña élite, con la cual se reparten la poca riqueza que queda. La una vez próspera ‘Venezuela saudita’, hoy parece más una ‘Cubazuela jurásica’.

Otros como Perú, han venido demostrando importantes avances en todos los estudios, y la economía ‘chola’ brilla hoy como lo hizo Chile en sus mejores años, por lo cual se ha convertido en destino favorito de la inversión extranjera. Nuestro vecino del sur ha consolidado en los últimos años un importante sector exportador. Con una tasa de desempleo de alrededor de 4 %, una de las menores del mundo, similar a la de Alemania o EE. UU., que tienen economías consideradas en pleno empleo.

En materia de posicionamiento económico, clima de negocios y otras variables como las mencionadas, Colombia ocupa un puesto intermedio, pero con marcadísima tendencia al deterioro, luego de haber demostrado significativos avances hasta el 2012. Se podría decir que nuestro país, en este sentido, está en la ‘crisis de los 50’.

El último ranking de competitividad del instituto suizo IMD ubica a nuestro país en el lugar 54. Ello significó una pérdida de tres puestos en un año. El Foro Económico Mundial (WEF), nos ha clasificado en el puesto 61 en competitividad, sin ninguna modificación con respecto al año inmediatamente anterior. El Banco Mundial, en su reporte de clima de negocios ‘Doing Business’, posiciona a Colombia en el puesto 53, un grave deterioro si se tiene en cuenta que hace cinco años éramos los primeros en la región, en el puesto 39, y liderábamos el mundo en el tema de reformas económicas. En esta encuesta ocupamos de los últimos lugares en los temas de impuestos, cumplimiento de contratos y comercio transfronterizo.

Desgraciadamente, estamos en los primeros lugares en los estudios de criminalidad de Versik Maplecroft, en los de corrupción de Transparencia Internacional y en los indicadores de desigualdad (medida por el coeficiente de Gini) del Banco Mundial, adelante solo de Honduras, Brasil, Zambia y Sur África. Cómo será que hasta en el índice de democracia que elabora anualmente The Economist estamos en el puesto 58 y se nos califica como “democracia imperfecta”. Colombia no podrá repuntar en estos indicadores hasta que no haya una política seria para corregirlos, y la determinación de dejar atrás la mentalidad maturaniana de que “perder es ganar un poco”. No, la realidad es que perder es perder, y punto.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado