Simón Gaviria

Recuperemos la gallina de oro...

Simón Gaviria
POR:
Simón Gaviria
mayo 19 de 2008
2008-05-19 11:28 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c6ed1b8ce.png

El afán, en 1999, para no perder la autosuficiencia petrolera en el 2010 era más que válido. Colombia comenzó a cambiar toda la estructura de la industria petrolera para fomentar la exploración y producción. En 1999, el petróleo estaba a US$15 el barril y la mitad de Colombia estaba cedida a grupos armados ilegales. Creaba mucha inestabilidad jurídica que Ecopetrol fuera socio de las petroleras y al mismo tiempo su regulador. La verdad, el negocio no daba y era necesario cambiar su esquema.

Se lograron transformaciones positivas entre 1999-2003: la creación de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), el escalonamiento de la regalías, el cambio del factor R, entre muchas cosas. Estos cambios estructurales en conjunto con los grandes avances de la seguridad democrática llevaron a una explosión de inversión petrolera. Según ANH, Colombia es el quinto mejor país del mundo para invertir en petróleo. Entre enero y marzo del 2008, solo las multinacionales han invertido US$2,200 millones, 60 por ciento del total invertido durante el 2007. Según la Asociación Colombiana de Ingenieros Petroleros esta cifra podría alcanzar los US$6,000 millones en el 2008. Con la realidad actual, la autosuficiencia se postergó hasta el 2015, pero con una alta posibilidad que se siga postergando.

Pero en esta reestructuración también se redujo la participación del Estado en los contratos de asociación de 50 a 30 por ciento, algo que a los ojos de hoy con petróleo por encima de US$125 el barril (espero que no me digan mamerto), es muy generoso. El Ministro de Minas dice que llevar el producto a puerto cuesta tan solo US$20 por barril. Dejando un margen amplio de 550 por ciento de utilidad para distribuir (el petróleo colombiano es pesado, tranza US$10 por debajo del precio oficial). Los incentivos económicos, la seguridad democrática, y la estabilidad jurídica son constantes, pero sí sería justo que la siguiente ronda de contratos de explotación beneficie más a todos los colombianos, volviendo a la fórmula del 50-50 por ciento. En 1999, el petróleo estaba a US$15, pero hoy a US$125 Colombia tiene más margen de maniobra para conseguir mejores términos.

El sector petrolero representa solo el 3,5 por ciento de la economía, pero en el 2007, los ingresos petroleros representaron para el Estado 16,0 por ciento de sus ingresos. A precios actuales nos estaríamos ganando US$45 en vez de US$27 por barril. Plata que podría ser utilizada bien sea en infraestructura, salud, educación, etc., reduciéndoles los impuestos a los colombianos, o acabando el déficit fiscal. En cinco años no queremos estar debatiendo lo mismo, la Opec está proyectando el petróleo a US$200 el barril para el final del año.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado