Reformas al sistema financiero internacional | Opinión | Portafolio
Simón Gaviria

Reformas al sistema financiero internacional

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, creados en 1944 por el acuerdo Bretton Woods, d

Simón Gaviria
POR:
Simón Gaviria
marzo 21 de 2009
2009-03-21 12:31 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c6ed1b8ce.png

Con el mundo enfocado en la próxima reunión del G-20 sobre la crisis económica, debemos empezar a discutir las reformas que tanto requiere la arquitectura financiera internacional.

El Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), creados en 1944 por el acuerdo Bretton Woods, deben ser modificados para ser relevantes en el siglo XXI. No es claro el futuro de estas instituciones; hasta hace poco el BM decía no encontrar suficientes proyectos de inversión y el FMI parecía torpe e inadecuado al intervenir economías.

Y si bien Colombia no tiene asiento en la reunión (Brasil, México, y Argentina tienen), nuestro Ministro de Hacienda o Canciller deben asegurarse que las reformas que se acuerden sean beneficiosas para el país.

Sería triste dejar desperdiciar la crisis, ya que es solo en estos momentos que se les pone atención a estos temas. Aunque existen voces para darle santo sepulcro al FMI, acabarlo nos dejaría sin ningún tipo de controles o apoyos para aquellos países que entren en crisis.

Lo que tenemos que lograr es acabar las precondiciones que exige el FMI para desembolsar recursos. Sobre estas precondiciones no hay un consenso entre economistas y adicionalmente cada crisis requiere una respuesta diferente. La receta para esta aparenta ser gasto fiscal sin restricciones.

El Fondo Monetario puede ser sede de un colegio mundial de reguladores financieros que permitiría intercambiar experiencias favorables, evaluar tendencias o empresas que creen un riesgo para el sistema global, y podrían crear consensos sobre métricas de comparación entre los diferentes países.

Adicionalmente, el FMI podría ser un centro de estudio sobre la fortaleza de los sistemas financieros (incluyendo los del mundo desarrollado) y evaluar las modificaciones que deben venir con respecto a las normas de capitalización de los bancos. Puede ser una fuerza de bien para el mundo.

Si bien la profundización de los mercados capitales le ha quitado una parte de sus funciones al Banco Mundial, esta institución puede convertirse en la pieza central del engranaje para combatir el calentamiento global. Países como Colombia, Brasil, o China requieren millonarias inversiones modernizando la generación y distribución de energía (especialmente solar y eólicas), necesitan también masivos proyectos de transporte público, modificar edificaciones para lograr ahorros en el consumo de energía, muchas cosas.

Especialmente para lo que son energías alternativas necesitamos que el BM ayude a generar precios mínimos de tal manera que la certeza permita inversión más agresiva en el sector.

Adicionalmente, cuando el Banco Mundial hace colocaciones en el mercado de capitales, puede ayudar inmensamente a desarrollar y profundizar los mercados de coberturas y cambiarios.

Independientemente que estas sugerencias sean buenas o malas, el hecho fundamental es que necesitamos nuevos cimientos para la arquitectura financiera internacional. Estas instituciones deben ser más democráticas, otorgándole un peso mayor a la votación los países emergentes que cada vez son más protagonistas dentro de la economía global. Acabar estas dos instituciones sería dejarnos a la intemperie, sin una manera institucional de enfrentar las crisis.

Tenemos que cambiar los pilares para que el sistema financiero internacional nos sirva en el siglo XXI. 

simongaviria@colombia.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado