Simón Gaviria

Urgen incentivos para la inversión

Las inversiones productivas de hoy generarán el crecimiento y el empleo del mañana. Por eso, el Gobi

Simón Gaviria
POR:
Simón Gaviria
julio 29 de 2008
2008-07-29 02:47 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c6ed1b8ce.png

En el período 2002-2007, vimos una reactivación agresiva de la economía. Al comienzo de ese quinquenio la capacidad productiva del país estaba casi inutilizada. Según la Andi, en el 2002 la capacidad de utilización era de apenas el 67 por ciento, mientras que en el 2007 alcanzó a llegar al 84 por ciento; hoy está en 78 por ciento. Esta cifra se debe aclarar, porque cuando la economía utiliza por encima del 80 por ciento de su capacidad productiva, se crece, pero con inflación.

Crecer tan rápido en ese período fue fácil: simplemente comprar más insumos y contratar más gente; era usar la capacidad productiva ociosa. Por ejemplo, entre el 2002 y el 2007 el desempleo se desplomó de 20,4 por ciento a 11,1 por ciento. La cúspide fue el 2007 con crecimiento del 7,5 por ciento. Pero de ahora en adelante cada punto de crecimiento nos va a salir más 'caro'; para lograrlo tenemos que expandir la capacidad productiva o mejorar la productividad. De ahora en adelante el efecto de la 'fábrica vacía' no va a estar disponible.

Durante 2002-2007 también hubo mucha inversión, pero la demanda ya copó ese espacio. Expandir y mejorar la capacidad productiva es lo único que a largo plazo nos permite crecer sin inflación. Si hay demanda para 10 manzanas y solo hay 8 disponibles sube el precio, pero si yo puedo producir 12 manzanas crezco bajándole el precio a las manzanas, las demás se exportan.

Precisamente, por eso es que ahora, más que nunca, necesitamos incentivos a la inversión, poder deducir 40 por ciento de renta en las inversiones de activos productivos y las zonas francas. Estas han logrado dinamizar la inversión, 27,4 por ciento del PIB en el 2007, no vista en la historia. Estas hacen viables proyectos productivos que sin incentivos no se llevarían a cabo.
De esta forma se les permite a los productores nacionales hacer las inversiones necesarias para afrontar una revaluación que parece ser permanente. Adicionalmente, la expansión de la capacidad productiva es la manera correcta para satisfacer el aumento considerable de la demanda nacional sin crear inflación. Altos márgenes de inversión significa que el país no solo está bien hoy, sino que va a estar bien en el futuro.

Las inversiones productivas de hoy generarán el crecimiento y el empleo del mañana. Entre el 2007 y lo transcurrido del 2008, las nuevas zonas francas y la ampliación de las existentes, trajeron al país US$1.063 millones en inversión y generaran 114.000 empleos.
Por eso el Gobierno debe hacer caso omiso a los llamados de eliminar los incentivos a la inversión. La solución al déficit fiscal debe venir bien sea por recortes al gasto público o la optimización de la política tributaria. Puede ser conveniente que los incentivos a la inversión se enfoquen de otro manera; actualmente petróleo y minería se llevan el 48,6 por ciento de ellos, otros sectores son más meritorios. Pero los incentivos a la inversión se deben mantener y expandir.

Importante sería incluir el concepto de productividad, poder deducir adicionalmente logística, software, etc. que mejoren la capacidad productora existente. Aumentos en la productividad son la manera más acertada para que en Colombia haya expansión de la base tributaria, empleo y crecimiento en el mediano plazo, sin inflación. Habiendo tanta 'grasa' para cortar en el Estado, sería una pésima idea cortar el músculo.

Simongav@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado