Fortalecimiento de la educación

Steve Herbert
Opinión
POR:
Steve Herbert
abril 22 de 2015
2015-04-22 04:21 a.m.

La demanda de servicios educativos ha mostrado en los últimos años un interesante crecimiento alrededor del mundo, con una comunidad estudiantil móvil que toma decisiones en torno a sus opciones de estudio y es selectiva a la hora de elegir dónde estudiar. Ya no es un caso solo de asistir a la universidad más cercana a su localidad –la población de estudiantes a nivel mundial, incluyendo Colombia, es madura y exigente con la búsqueda de sus opciones de educación superior–.

Al finalizar el 2012, casi 4,5 millones de personas estudiaban fuera de sus países de origen y se espera que esta cifra se duplique para mediados de la década del 2020. Un claro ejemplo son los más de 12.000 estudiantes colombianos que han decidido viajar a Australia a reforzar sus estudios, el segundo grupo más grande de estudiantes provenientes de Latinoamérica.

Pero no todos quieren viajar al extranjero para obtener su educación. La creciente globalización en el sector del aprendizaje superior, redunda en que los escenarios también están cambiando en Colombia. Hoy existe una demanda en aumento en el país para recibir este tipo de formación en un marco local y que esté soportada por estándares mundiales.

Como evidencia de lo anterior, las instituciones colombianas se están centrando cada vez más en la internacionalización de la educación, con el objetivo de mejorar el posicionamiento del país a través de dos estrategias: convertirse en destino educativo para estudiantes internacionales de primera clase, y mediante la búsqueda de talento profesional de clase mundial en el extranjero; Colombia espera ser el país más educado de América Latina para el 2025, una meta que requiere esfuerzos locales e internacionales.

Entendemos que para los colombianos, la educación es un recurso valorado y altamente exigido, hay una mayor necesidad de interactividad con la industria por grupos de interés, tanto a nivel local como en las áreas de excelencia internacional, con el fin de garantizar que el conocimiento sea compartido adecuadamente. Así, Gobierno, academia y comunidad internacional son jugadores clave que deben trabajar de la mano para alcanzar las metas e impulsar la educación y a los educandos.

En el caso de Australia, Melbourne fue recientemente calificada como la segunda ciudad con mejor calidad de educación después de París. Esto es debido a que brindar educación de calidad internacional y formación e investigación, ha sido fundamental en el desarrollo de habilidades y conocimientos globales en muchos países. Por tal razón, Melbourne está en una posición privilegiada, con miles de estudiantes extranjeros que vienen a continuar sus procesos de aprendizaje, haciendo el estado de Victoria cada vez más fuerte. Tenemos mucho trabajo, somos dueños de conocimientos prácticos sobre cómo globalizar el sistema de educación superior y qué se debe trasmitir adecuadamente a un país como Colombia.

El establecimiento de nuevas asociaciones y acuerdos de mutua comprensión entre los sectores público y privado de Colombia y Australia será el corazón en temas de educación en el corto y mediano plazo. Estas alianzas y esfuerzos entre sector privado y público son los protagonistas de la agenda que permitirá que se fomenten áreas de oportunidad e impulsarán el aprendizaje eficaz de idiomas, así como la investigación y el desarrollo que revierte la fuga de cerebros y atrae a los académicos del extranjero.

Nuestros dos países y los sectores de formación tienen mucho que aprender el uno del otro, a medida que tratamos de mejorar la productividad en nuestras industrias y las oportunidades para los ciudadanos.

Steve Herbert

Ministro de Formación y Habilidades del estado de Victoria, Australia

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado