¿Falencias de la FED? | Opinión | Portafolio
Tomás Uribe

¿Falencias de la FED?

Tomás Uribe
POR:
Tomás Uribe
junio 09 de 2011
2011-06-09 07:01 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7d270b0310.png

 

En su afán de redimensionar el Estado, el Tea Party norteamericano espulga los estados financieros de la Reserva Federal (FED), atento a encontrar señales de ‘insolvencia’ cuyo costo recaerá en el contribuyente común. En teoría, una insolvencia técnica es transitoriamente posible, al diferir poco activos y pasivos.

Bastaría un aumento en estos o caída en aquellos, típicamente inducida por un alza en las tasas de interés, con la consiguiente baja en títulos de renta fija, Bonos del Tesoro incluidos. Al finalizar el 2010, estos ascendían al 44% de los activos de la FED, para más de US$1 billón (millón de millones).

Un auge significativo en las expectativas de inflación y tasas de interés, bajo un hipotético recalentamiento de la economía, podría mermar su valor de mercado en 5%, 10% o más, para una ‘pérdida’ contable superior al capital pagado de la FED.

¿Debe esta, en tal caso, ser ‘recapitalizada’ por el Tesoro, a costa de todos los contribuyentes? No sólo no hay reactivación dinámica a la vista, sino que esta sería buena en sí, más allá del inconveniente contable aludido y sin perjuicio de que FED y Tesoro pasen, de impulsar el crecimiento, a buscar controlar la inflación. Finalmente, la FED nunca se queda ‘corta’ de recursos, ya que crea dinero ‘a voluntad’, típicamente mediante la compra de Bonos del Tesoro en operaciones de mercado abierto.

La inquisición de la derecha ‘reduccionista’ refleja su rechazo doctrinario a la descomunal expansión de la base monetaria y al ‘saneamiento’, por FED y Tesoro, de un sinnúmero de deudas y activos financieros desde 2007-2008 en los mercados bursátil, hipotecario, financiero, de finca raíz y consumo. Sigue la compra de Bonos del Tesoro y, cuando finalice este semestre, la FED habrá adquirido… US$2,3 billones en estos y ‘títulos-valores con respaldo hipotecario’, o sea un 15% del PIB de EE. UU.

¿Qué haría usted si fuera la Reserva Federal y tuviera la íntima convicción de haber sacado a EE. UU. de la recesión mediante estas inyecciones ingentes, pero tampoco quisiera exacerbar la cada vez más difícil economía política imperante? Ahora prima la desconfianza hacia la FED en un Congreso ‘derechizado’ y averso a Wall Street. En este contexto, la ‘fiscalización’ que este ejerce sobre ella se entorpece, ‘recalificando’ ganancias, pérdidas y pasivos, para ‘maquillar’ balance y P&G. Un ‘activo tóxico’ puede dejar de serlo, contablemente, si la FED así lo decide.

Estas ‘maromas’ son poca cosa, comparadas con el aporte de la FED a la reactivación económica, cuya timidez ameritaría más estímulos por más tiempo. Desentonan, sí, cuando en otros Estados y bancos centrales del planeta, heterodoxias afines resultan castigadas por firmas calificadoras y mercados, así sus fundamentos económicos sean robustos.

Lo peor es que la FED haya desaprovechado la crisis: al no reformar a fondo el sistema financiero dentro de sus atribuciones, tampoco ayuda a desarmar nuevas crisis en EE. UU. y el mundo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado