Para una mejor experiencia active el soporte javascript de su celular. Como hacerlo?

Últimas Noticias de Economía y Negocios de Colombia y el Mundo

Miércoles 1 de Octubre 2014

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

‘Innovación no es conveniente, lo que vale es la invención'

Noviembre 25 de 2012 - 4:34 pm


Raúl Cuero, biólogo y PHD en microbiología.

En Colombia, la educación provee grandes fundamentos, pero hay demasiado perfeccionismo, la familia es muy unida y en la crianza se les da mucha protección a los niños, lo cual permea la actitud hacia ver las cosas nuevas.

En la mitad de esta entrevista, Raúl Cuero recibió una llamada de Estados Unidos en la que que le anunciaron que la Oficina de Patentes de ese país le había otorgado la patente (Pending Patent) a un invento surgido en el Parque de la Creatividad de Manizales. 

Cuero, biólogo de la Universidad del Valle y PhD en microbiología de la Universidad de Strathclyde (Reino Unido), dijo que esa es la séptima patente de 10 invenciones ‘craneadas’ en ese Parque y que las otras tres siguen en el proceso de patentamiento. 

Pending Patent significa “que ya se puede negociar, licenciar, publicar, hablar de la patente, porque es nuestra”, explicó el único hispano que ha recibido en dos ocasiones el Brief Technology de la NASA, donde colabora como científico investigador en astrobiología y biogénesis. 

Nacido en Buenaventura, sus inventos, más de 15 sin contar los del Parque de Manizales, hablan por él lo mismo que los múltiples reconocimientos que ha recibido. Mañana participará en el Foro de Innovación Científica en Salud, organizado por Portafolio y la farmacéutica Roche. 

Usted habla de inventar cosas que le sirvan a la gente… 

Sí, inventar y no innovar. A los países en desarrollo como Colombia, inclusive a Estados Unidos hoy día, no les conviene la innovación, sino la invención.

¿Cuál es la diferencia? 

Innovar es transformar lo que otro ha inventado y este es quien tiene la sartén por el mango. Por esto es que a estos países no les conviene eso y mucho más ahora que sus mercados no están protegidos. La invención sirve para el desarrollo económico, con innovación no hay ventajas competitivas. 

¿A Colombia le iría mal si le da un énfasis temporal a la innovación, como usted la define?

Sí, los paños tibios nunca ayudan. Nuestros problemas económicos y de desarrollo científico son crónicos, entonces no se puede ir con paños tibios. Colombia tiene tres ventajas importantes que hay que aprovechar. 

¿Cuáles son?

La primera, tiene una de las poblaciones más jóvenes del mundo, 29 por ciento entre los 15 y 25 años. Este grupo les permitió a Europa y Estados Unidos dar el salto en sus desarrollos iniciales. Segunda, hay un extraordinario apetito por el conocimiento, y tercera, hay una influencia muy fuerte de los buenos fundamentos de la educación clásica europea, rigurosa, combinada con los conocimientos en la educación del modernismo contemporáneo de las tecnologías de Estados Unidos. Es de los pocos países donde se conjugan esas dos características. 

Dice usted que tenemos las ganas de conocimiento, la juventud, un sistema de enseñanza que usted asegura que es bueno… 

Yo me eduqué y me gradué en Colombia, Estados Unidos e Inglaterra y esta educación es la que me ha sostenido. La educación colombiana no es mala, tiene fundamentos, que son los más importantes para inventar y crear. Cuando uno llega a Estados Unidos le ponen un ‘vestido’ lleno de tecnología, pero uno tiene que tener un fundamento. Por eso, los profesionales y estudiantes de Colombia tienen demanda, mas no queremos ser solamente buenos estudiantes, queremos ser dueños de tecnologías, de compañías y ser los líderes, porque tenemos todas las capacidades. 

¿Entonces qué nos está haciendo falta para dar el salto?

A Colombia no le hace falta nada, aquí lo que sobran son ciertos conceptos que inhiben e impiden lanzarse. 

Entonces, ¿qué sobra?

Se está pecando por exceso. Uno no puede bajar la casa para montar un piso: hay un exceso de la herencia española del perfeccionismo, cuando en verdad lo que existe es la excelencia, y ese concepto del perfeccionismo exagerado ha inducido un fatalismo.

¿O sea que lo que tenemos es un problema cultural? 

Sí, no es más, que no tiene nada que ver con conocimiento. 

¿Y cuál es el martillo que nos permita romper ese ‘coco’?

La crianza. Eso es todo. Aquí la educación provee grandes fundamentos, los profesores tienen un gran don de la enseñanza, la familia es muy unida, existe ese ambiente, pero hay demasiado perfeccionismo, exagerado, que se ve cuando se crían los niños, se les da mucha protección, y cuando se protegen demasiado ni siquiera arriesgan mentalmente, eso permea la actitud hacia ver las cosas nuevas. Es una cuestión cultural.  

Jorge Correa C. / Economía y Negocios

Si usted quiere comentar este artículo por favor

Todos los comentarios en Portafolio.co son hechos por personas registradas y plenamente identificadas.

1 comentarios

1.
Por: rferro
Lunes, 26 de Noviembre de 2012 - 08:03

Sobran paradigmas! www.azulinnovacion.com - http://azulinnovacion.co - www.youtube.com/user/azulinnovacion/videos?flow=grid&view=0

Publicidad

Publicidad

  • Otras Versiones

Publicidad

Publicidad

Publicidad