Juan Lucas Restrepo Ibiza
columnista

Punto de inflexión

El posconflicto no puede ser más de lo mismo sin las Farc armadas. Se trata de cambiar la forma como instituciones construyen una sociedad equitativa.

Juan Lucas Restrepo Ibiza
Opinión
POR:
Juan Lucas Restrepo Ibiza
septiembre 28 de 2016
2016-09-28 09:36 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc21375ef2.png

La firma el pasado lunes del acuerdo entre el gobierno y las Farc y el voto por el SÍ el domingo entrante en las urnas, buscan fundamentalmente que los colombianos comencemos a dar vuelta a la página más larga y dolorosa de nuestra historia y nos metamos de cabeza a construir algo mejor para todos.

Luego del sí, miles de guerrilleros y milicianos de las Farc acudirán a las zonas veredales a deponer sus armas y desmovilizarse. Este será el primer gran paso para construir un nuevo país. Quedan todavía factores de violencia en el campo que hay que resolver, pero el cambio de tendencia llevará a que estos también desaparezcan más pronto que tarde.
El Estado, de la mano de millones de colombianos esperanzados y con confianza renovada en un futuro mejor, hará lo necesario para desactivarlos.

El posconflicto no puede ser más de lo mismo sin las Farc armadas. Se trata de cambiar la forma como la política y las instituciones, públicas y privadas, abordan la construcción de una sociedad más equitativa y próspera. Sin clientelismo rampante, sin cobrar réditos políticos por hacer las tareas bien hechas.

En Corpoica llevamos unos buenos años preparándonos para operar en ese nuevo escenario. Gracias al apoyo del Gobierno del presidente Santos, pasamos de ser una entidad prácticamente inviable y con la moral en el piso a finales de 2010, a contar hoy con una masa crítica renovada y trabajando para que nuestro sector agropecuario sea nuevamente una fuente de riqueza y progreso social.

De 64 Ph. D. valerosos que nos sostuvieron durante los años de crisis, quedan 47; de no haber hecho nada al respecto, como venía sucediendo, ahora el país no tendría Corpoica. Afortunadamente, hoy contamos con 130 investigadores con Ph. D., 250 de con maestría y 451 profesionales, técnicos y tecnólogos contribuyendo al cambio técnico en el sector agropecuario.

A pesar de que, para el tamaño y complejidad de la Colombia agrícola del posconflicto, deberíamos contar con unos 300 Ph. D., nuestra capacidad ya genera impactos significativos que comienza a cerrar el rezago productivo acumulado por años en buena parte de las cadenas de valor del sector.

Los productores han apropiado los nuevos materiales de siembra de Corpoica para cultivos como cacao, papa, uchuva, maíz, caña para panela, berenjena, forrajes, yuca y palma, entre otros, mientras los investigadores desarrollan más y mejores cultivares para el sector en estas y otras especies. Los nuevos bioproductos que mejoran la producción y minimizan los costos ambientales también avanzan. Usamos canales novedosos como el plan semilla para llegar a la economía campesina con materiales criollos renovados, pero también competimos, cabeza a cabeza, con el sector privado en canales tradicionales.

En este mismo sentido, hemos desarrollado nuevos servicios tecnológicos como los análisis de suelos a través de la red de Servientrega, que en menos de un año ha logrado demandas desde 431 municipios. Y un sinnúmero de tecnologías para mejorar la productividad, que por medio de plataformas TIC, publicaciones técnicas y ‘todas las formas de lucha’, busca que más oferta tecnológica llegue a los productores.

Falta mucho, pero con nuestra capacidad y moral renovadas, estamos listos para empeñarlo todo en la construcción de una mejor Colombia. Ojalá la semana entrante, luego del plebiscito, todos converjamos y le juguemos a esto.

Juan Lucas Restrepo
Director Ejecutivo Corpoica
jlrestrepo@corpoica.org.co

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado