Juan Lucas Restrepo Ibiza
columnista

#ResistenciaGenética

Juan Lucas Restrepo Ibiza
Opinión
POR:
Juan Lucas Restrepo Ibiza
junio 01 de 2016
2016-06-01 07:47 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc21375ef2.png

Por estos días escucho gente hablando de resistencia. Averigüé y existe mucha preocupación por la resistencia a los antibióticos que están adquiriendo algunas bacterias infecciosas para los humanos.

En la edición del sábado pasado de El Tiempo, se informaba sobre una cepa de una bacteria llamada Escherichia Coli (E.Coli), que fue encontrada en la orina de una mujer en Estados Unidos y que contenía un gen resistente a la Colistina, uno de los antibióticos de último recurso que usan los médicos para tratar infecciones difíciles. La comunidad médica está en alerta porque visualiza que cientos de miles de pacientes con afecciones urinarias, neumonías o tratamientos de quimioterapia para el cáncer no podrían contar más con los antibióticos como terapia.

El tema también fue portada de la anterior edición de la revista The Economist. El semanario advierte cómo cirugías que hoy son sencillas pasarían a ser de alto riesgo por las infecciones, y que procedimientos como el trasplante de órganos, que suprime el sistema inmune, serían casi inviables. Sin embargo, el artículo no es tan fatalista y utiliza teorías evolutivas para plantear que la resistencia microbiana a los antibióticos tiene costos metabólicos para las bacterias en cuestión y que si la exposición a los antibióticos disminuye, la resistencia puede ceder.

Por esto, las propuestas para disminuir los riesgos tienen que ver con mejores diagnósticos, tratamientos más eficaces y que las farmacéuticas le jalen a desarrollar alternativas para este tipo de enfermedades agudas que no les dan tanta plata como las crónicas.

También, partiendo de las últimas herramientas de la biotecnología, se podrían desarrollar tratamientos con anticuerpos, o modificar algunas de nuestras propias bacterias huéspedes (que hoy habitan en nosotros) para que se conviertan en un batallón de defensa contra los bichos malos.

¿Y esto qué relación tiene con lo agrícola? Lo primero es que el primer acusado de la nueva resistencia a la Colistina es el sector pecuario. Resulta que a los ganaderos les encanta la pésima práctica de usarla, no como tratamiento de enfermedades, sino para acelerar el engorde de los animales, incrementando los genes resistentes al antibiótico. Y los residuos van a parar a los suelos y las fuentes de agua, y los genes de resistencia pueden migrar entre especies y terminar en bacterias que atacan a los humanos, como parece haber sucedido recientemente en China.

Lo segundo es una lección para el agro. El mal uso y el abuso de ciertas tecnologías y prácticas agrícolas pueden terminar igual. Los ejemplos abundan. Para la muestra lo que está pasando con algunos cultivos transgénicos, en los cuales hay reportes sobre algodones, soyas y maíces resistentes a herbicidas como el glifosato, que al ser mal manejados han generado una alta prevalencia de súper malezas inmunes al herbicida, que se convierten en un gran problema en muchas regiones.

Entre más se privilegien modelos de monocultivo, se concentre la producción agrícola en pocas especies con baja diversidad genética y se abuse de agroquímicos y plaguicidas, más vulnerable es la actividad a que los enemigos naturales le encuentren la comba al palo y arrasen con todo. Es por esto que una agricultura resiliente requiere modelos de producción complejos y enfoques que maximicen la agrobiodiversidad en los sistemas productivos.

Juan Lucas Restrepo I.
Director Ejecutivo, Corpoica
@jlucasrestrepo

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado