La carta de motivación para los aspirantes a una beca

¿Cómo redactarla? ¿Cuál es la extensión indicada? ¿Qué se debe o no escribir? Estos son algunos de los interrogantes a los que se enfrentan las personas que quieren aplicar a una beca para estudiar un posgrado y deben presentar, como requisito, una justificación personal y profesional.

Se recomienda que la carta no sea larga, máximo dos cuartillas. Más extensa podría confundir su mensaje y aburrir a su lector, l

Archivo particular

Se recomienda que la carta no sea larga, máximo dos cuartillas. Más extensa podría confundir su mensaje y aburrir a su lector, l

Revista
POR:
mayo 26 de 2015 - 04:43 p.m.
2015-05-26

Esta carta es uno de los pasos más importantes a la hora de postularse a una beca porque expone el interés del candidato por un programa académico o una universidad determinada. Como lo dice su nombre, es un texto que debe “motivar” al lector: la persona que lo redacta siempre debe transmitir su interés al que la lee. Escribirla con entusiasmo es la clave, sin olvidar que el lenguaje debe ser serio y respetuoso.

Este texto es la oportunidad de exponer las razones por las cuales merece ser admitido en el programa. Por eso, es necesario destinar tiempo suficiente para redactar, pues este tipo de cartas no se realiza en una hora; es más, es importante disponer de varios días para enfrentarse a la hoja en blanco. El afán no es un buen amigo para el proceso de creación.

Realizar una lluvia de ideas puede ser el primer paso, así identificará el contenido que quiere dar a conocer: logros académicos, aspiraciones, metas a corto y largo plazo, y razones para aplicar al programa.

Es fundamental que la carta sea sincera, ordenada y clara. No es indicado hablar de más y es esencial contar con un hilo conductor. Puede iniciar con la presentación, escribiendo sobre su formación académica, habilidades personales y la razón por la cual le interesó la convocatoria.

Luego, es recomendable continuar con un párrafo más extenso en el que podrá ahondar en el interés por el programa, así como los beneficios profesionales que le traería ser admitido y cómo aprovecharía la oportunidad de ser becario del posgrado o de la universidad a la cual quiere ingresar. Recuerde que este espacio es la oportunidad para darse a conocer, por eso lo debe aprovechar al máximo.

Se recomienda que la carta no sea larga, máximo dos cuartillas. Terminado el primer borrador, no olvide leerlo y releerlo; es habitual confundirse durante la redacción y, posiblemente, al realizar una lectura general identificará palabras, frases, incluso párrafos que no son necesarios o cambian la idea de lo que se desea transmitir.

Contar con la opinión de otra persona, sin duda, siempre será valioso. Un segundo lector que conozca el contexto y la idea que quiere del texto puede leerlo y dar su punto de vista; este ejercicio le permitirá confirmar si en realidad la carta cuenta con un contenido balanceado que hable de su interés, preparación y logros profesionales que le permitirán ser merecedor de la beca.

Lo esencial de una carta de motivación es que en una extensión corta se logre plasmar su personalidad y expresar claramente por qué se decide estudiar el posgrado específico en esa institución.

Como todo texto, la carta de motivación debe tener un cierre. Es el párrafo final, por lo tanto, al igual que el inicial, es muy importante; debe generar recordación del lector, que segura - mente habrá leído muchas cartas. Por esto, el objetivo es llamar la atención a partir de la experiencia de vida que lo llevó a presentarse a la convocatoria y que lo anima a cumplir esa meta profesional.

Finalizando el texto, es recomendable agradecer la atención que recibe por parte del lector o de los lectores que revisarán su carta. No exagere, con un agradecimiento breve es suficiente.

PARA TENER EN CUENTA

-Evite el yo en las frases.

-Evite escribir párrafos muy largos. Es recomendable redactar párrafos de máximo seis líneas.

-Evite los adjetivos para hablar de sus habilidades personales y profesionales.

-No utilice abreviaturas o siglas.

-Exprésese con claridad.

-Revise los datos de contacto.

-No cometa errores de ortografía, la carta será un reflejo de su preparación.

-Sea honesto, claro y oportuno al expresar su motivación para realizar el posgrado.

Universia Colombia

Especial para Revista Portafolio