¡Samuel Presidente!

Versión no oficial sobre una conversación lagrimal entre Samuel e Iván
Moreno (si pudieran) sobre lanzarse por el Partido “Vencimiento de términos”.

Opinión
POR:
Andrés F. Hoyos E.
febrero 29 de 2016 - 12:47 a.m.
2016-02-29

Los constantes desaciertos y escándalos de las autoridades nacionales, al parecer manejados por las hormonas de sus dirigentes en concordancia con la precocidad gubernamental para almendrar las muchas crisis que se vienen encortinando, dan para pensar que en Colombia aún hay espacio para cosas inverosímiles y así como fácilmente se pasa del monte a las escuelas en la Guajira con armas al hombro sin control alguno, no sería extraño que nuestro próximo Presidente pudiera pasar de la cárcel al Gobierno.

Aún con lágrimas en los ojos por ver que su hermano es casi talla “Ministro de Defensa” y con unos miles de millones de pesos en la conciencia, Samuel Moreno encuentra la manera de gestionarse un skype con Iván para contarle por qué no ha podido asistir a ninguna de sus 4 citaciones por estar sumamente ocupado, en el que según él, es el plan más ambicioso de su exitosa carrera como nieto de Rojas Pinilla. Llegar a mecatearse las sobras de los dulces que dejen en la casa de Nariño.

-Tenaz lo que está pasando, ¿no Ivancho?- escribe perplejo Samuel para romper el hielo con su hermano. Es el momento de lanzar nuestra candidatura antes de que el Frank Underwood criollo se recupere y empiece las clases de actuación con Jorge Enrique y ahí si no lo para ni la simpatía de Gina. Usted sabe Iván que como Ferro, yo también tengo un amigo costeño que nos puede asesorar bien en la rectitud de la campaña.

¿A usted qué le pasa Sammy? - Increpa decepcionado Iván – usted no se ha dado cuenta todavía que desde acá puede hacer menos que lo que hizo en la Alcaldía? ¿Cuál sería por ejemplo su propuesta económica para ganar votantes? Lo retó en tono desafiante.

Mire Iván, sino me va a tomar en serio mejor aplacemos esto, respondió Samuel exaltado. La fórmula es muy sencilla, el gobierno se va a ahorrar 6 billones de pesos de acá al 2018, que en realidad es la misma cifra por la que fue vendida Isagen; la Ministra de Transporte está juiciosa subiéndole los impuestos a todo el mundo; podemos manejar un par de adelantos, vender unos dólares y sobrevaluar un poco algunas refinerías. A vuelo de pájaro Ivancho, en mi Gobierno nos va a alcanzar hasta para pagarle la indemnización a Palomino.

¿Y cómo sería su gabinete? – Preguntó Iván ya un poco más motivado -. ¡A Martín Santos tenemos que darle algo!, respondió Samuel, así sea ponerlo en Planeación Nacional con Petro o que le ayude a Vicky en el Ministerio de “Justicia, Justicia”. Ojalá lo de Jorge Armando no se demore porque lo necesito en el Ministerio de Ambiente para que nos adecue su terraza y la pongamos divina con unos chavos que nos quedan de unos estudios de Montealegre Von Schwarzenberg en el Ministerio de Hacienda. ¿Se imagina la parranda evon?

En la Cancillería necesitamos a alguien centrado, confiable y con inmediatez para que nos cuente las cosas apenas le pasen, ¿le suena Astrid Cristancho?, además está regia ¿o no Ivancho?, preguntó Samuel mientras se comía un pedazo de torta de un cumpleaños del otro patio. Iván no le respondió nada, estaba deleitándose con un chicharrón más grande que el que les va a dejar Juan Manuel en MinTransporte.

¿Usted qué quiere Iván?, preguntó Samuel sintiéndose ya el dueño de la chequera. Me gustaría volver a ver a Juan Manuel de periodista, a María Fernanda Cabal en Educación y a Paloma Valencia en cultura; Nohemí en Defensa, Ernesto Samper en Trabajo “jajaja” y Roy en MinTic a ver si deja la costumbre de estarse moviendo descontrolado, asegura Iván casi atragantado con una de las patas del chicharrón que le había hecho llegar Julio Gómez.

Por otra parte a mi si déjeme quieto le respondió ofuscado Iván a Samuel, yo con usted no vuelvo a trabajar así mamá me quite el Rojas; ahí le queda la Vicepresidencia para que nombre a alguien que le inaugure cada hueco que tape y las carteras de Interior, Salud, Minas, Comercio y Vivienda para que también ponga a Roy que ese le jala a todo y no se queja mientras usted sea Presidente.

¡Oiga Iván! - intenta cambiar temeroso el tema Samuel – ¿Está haciendo como hambre no?, yo no me he comido más que un pedazo de torta, un ceviche peruano, un lomo saltado y dos suspiritos de limeña; ¿Usted ya vio el nuevo comercial de MasterChef?, como sale de querida Claudita presentando y sobre todo cuando grita: ¡Manos arriba!. …Inmediatamente se despierta Samuel confundido; quien gritaba no era Claudia, era su guardia de seguridad quien en tono jocoso y apuntándole con un láser le anunciaba la visita de su abogado.


Andrés F. Hoyos E.
Comunicador Social y Periodista
@donandreshoyos