Acampan en Tokio a la espera de nuevos modelos de iPhone

Los primeros de la fila son cuatro japoneses que llevan desde el pasado día 10 de septiembre acampados frente a la tienda.

Los jóvenes que acampan se declaran fanáticos de Apple.

EFE

Los jóvenes que acampan se declaran fanáticos de Apple.

POR:
septiembre 13 de 2013 - 02:30 p.m.
2013-09-13

A falta de una semana para que se inicie en Japón la venta de los nuevos modelos de iPhone de Apple, 5S y 5C, un grupo de nipones ya acampa a las puertas de una de las mayores tiendas en Tokio de Apple.

A la entrada de la tienda de Apple en el lujoso barrio de Ginza, en el centro de la capital, se amontonan sacos de dormir, latas de bebidas energéticas o sillas de acampar, ocupadas por cerca de una quincena de japoneses en su afán por ser los primeros en hacerse con uno de los nuevos teléfonos iPhone.

Los primeros de la fila son cuatro japoneses que llevan desde el pasado día 10 de septiembre acampados frente a la tienda, justo el mismo día que la empresa californiana reveló sus nuevos productos, el 5S, evolución natural del modelo anterior, y el 5C, definido como una versión de bajo costo al contar con una carcasa de plástico.

"Es la tercera vez que vengo a acampar frente a la tienda de Apple. Lo hago porque me apasionan sus productos", detalló el joven Kento Inoge, de 22 años.

 Inoge, que compagina sus estudios con trabajos temporales, se hará con los dos nuevos modelos de iPhone: "Uno lo usaré para las llamadas de trabajo y el otro para las personales", añadió.

Estos apasionados de la empresa estadounidense tendrán que soportar aún una semana más de calor, lluvias y a las hordas de transeúntes que discurren por las aceras de esta concurrida calle del afamado distrito comercial tokiota.

"Merece la pena esperar para el nuevo iPhone, aunque es muy duro estar todo el día aquí, es demasiado ruidoso", aseguró Inoge.

 A partir de este viernes los principales operadores de telefonía móvil nipones, NTT Docomo, Softbank y KDDI, han comenzado las reservas de los nuevos modelos de Apple que, como es habitual en Japón, no se podrán comprar liberados y requerirán de al menos dos años de contrato.

"Sin Apple mi vida no tiene sentido", afirmó por su parte Tamura Tetsuya, de 44 años, que logró colocarse primero en la fila, en la que supone su segunda ocasión en la que acampa frente a la tienda en Ginza.

"Es duro estar aquí, sobre todo el día que llueve, pero quiero tener el nuevo modelo antes que nadie", concluyó.

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido