Actividad al aire libre, ideal para vacaciones

Ayuda a la salud y al desarrollo de la inteligencia. Un reto para los padres es ver cómo despegan a sus hijos de la televisión y los videojuegos.

Déjelos que exploren y se caigan, que eso es parte de la diversión.

Archivo Portafolioco

Déjelos que exploren y se caigan, que eso es parte de la diversión.

POR:
junio 21 de 2014 - 01:39 a.m.
2014-06-21

Muchas veces, se cree que la diabetes y el colesterol elevado son padecimientos que llegan con la edad. Hoy en día, es bien conocido que su origen está en los malos hábitos alimenticios y de actividad física adquiridos desde la niñez.

Por eso, una buena herencia para las nuevas generaciones es compartirles el gusto por las actividades al aire libre y en estrecho contacto con la naturaleza.

Actividades tan sencillas como saltar la cuerda o jugar al avioncito son excelentes maneras para fortalecer músculos, pulmones y corazón; mejorar su coordinación e inteligencia en tiempo y espacio, así como desarrollar sus habilidades sociales y de equipo.

La educación de los niños es realmente una cuestión de equilibrio: desarrollar su paciencia y tolerancia, al mismo tiempo que su creatividad y coordinación. Suena complejo, pero en la práctica es mucho más sencillo. A continuación, algunas sugerencias para disfrutar al máximo del juego al aire libre.

Padres prevenidos valen por mil. Es importante proteger a los niños de los rayos ultravioleta con un bloqueador de factor de protección solar entre 30 y 40.

Además, vestirlos con ropa de color o brillante para identificarlos fácilmente; delimitar un área de juego segura y no perderlos de vista, sin que esto implique sobreprotegerlos, pues caerse es parte del juego.

Lleve una muda extra de ropa, preferiblemente en un morral para tener las manos libres y jugar con los niños sin descuidar sus pertenencias.

Jugar da hambre, por eso un pequeño refrigerio de sánduches y fruta puede convertirse en un divertido ‘pic-nic’.

Cuando el niño pasa de los 2 años, se pueden organizar carreras de bicicletas y triciclos, juegos con globos llenos de agua y partidos con pelotas.

Es conveniente, así mismo, llevar una lupa y descubrir con los niños diferentes tipos de hojas, flores y bichos. Como decía Jacques Cousteau, “nadie ama aquello que no conoce y nadie cuida aquello que no ama”.

Por otra parte, la mejor manera de hacer contacto con nuestras emociones y ofrecer una respuesta creativa en lugar de reactiva a las diferentes circunstancias que se presentan, es respirando. Después de un día complicado, un área verde es un respiro para padres e hijos.

TIPS PARA DIVERTIRLOS EN UN VIAJE

*Llevar juegos de mesa portátiles: memoria, serpientes y escaleras o damas chinas.

*Cantar es otra buena terapia para que los pequeños se diviertan en un viaje.

*Crear cuentos entre todos o juegos como ‘veo, veo, qué ves’ y adivinar animales por sus características.

*La empresa de juguetes Imaginarium recomienda el uso de tabletas diseñadas especialmente para niños.
 

Siga bajando para encontrar más contenido