Agua potable, con inteligencia y técnica

Equipos móviles que funcionan con energía solar permiten purificar aguas residuales y estancadas.

Agua potable, con inteligencia y técnica

Archivo particular

Agua potable, con inteligencia y técnica

Tendencias
POR:
agosto 15 de 2015 - 05:13 p.m.
2015-08-15

Científicos de cuatro universidades y treinta aliados del sector privado crearon un nuevo centro de investigación del agua, con base en los avances de la nanotecnología. El objetivo: llevar soluciones a zonas rurales que no tienen energía ni sistemas de acueducto.

El nuevo centro conocido como NEWT tendrá su eje de trabajo en la Universidad de Rice, en Houston, Texas (Estados Unidos); además, contará con el concurso de expertos de las universidades de Arizona State, Yale y Texas.

Entre los asociados privados hay compañías como Shell y Baker Hughes.

La Fundación Nacional de Ciencias ha aportado recursos federales por 18 millones de dólares.

Bajo la dirección del ingeniero ambiental de origen nicaragüense Pedro Álvarez, la Universidad de Rice ha desarrollado conceptos avanzados, de equipos móviles que funcionan con energía solar que pueden purificar aguas residuales, estancadas o en zonas inundadas. También pueden desalinizar aguas.

“Se trata de prácticas alternativas fundamentadas en nuevas nanotecnologías, que limpian el agua bajo procesos catalíticos y físicos, más allá de los convencionales tratamientos químicos de gran escala que se cumplen en los centros urbanos”, dijo al respecto el profesor Paul Westerhoff, de la Universidad Estatal de Arizona.

En otro frente de trabajo, esta vez orientado a garantizar el suministro y la calidad del agua que se consume en grandes centros urbanos, se ha organizado un gigantesco esfuerzo que reúne la experiencia de catorce instituciones académicas y de investigación de Estados Unidos, bajo el liderazgo de la Universidad Estatal de Colorado.

Para el efecto se constituyó la Red Urbana de Innovación del Agua (UWIN), que busca integrar científicos de todas las disciplinas, desde la administración y el clima, hasta la ingeniería química. En la primera etapa se diseñará un modelo de gestión que será probado en seis de los más grandes centros urbanos del país.

MÁS SOSTENIBILIDAD

De su trabajo deberá salir lo que se ha denominado un Plan para la Sostenibilidad del Agua Urbana, en respuesta al llamado que ha hecho el Foro Económico Mundial en su más reciente encuentro. De tener éxito, el nuevo modelo que incluye programas de conservación, planificación, control de inundaciones y drenajes, entre otros, será reproducido en cien ciudades en el mundo. A la cabeza de esta iniciativa, que cuenta con recursos estatales del orden de 12 millones de dólares, está el ingeniero ambiental de origen iraní Mazdak Arabi, profesor de recursos hídricos de la Universidad de Colorado. Lo acompañarán científicos de las universidades de Miami y la Internacional de la Florida (FIU).

También hay expertos en el tema que trabajan en las universidades de Princeton, Oregón, Pensilvania, California, Maryland y del Instituto de Ecosistemas Cary, en Nueva York.

PATENTAN UN SISTEMA PARA PURIFICAR AGUA

Estructurado sobre la base de membranas construidas con nanotubos de carbón, se diseñó un sistema de filtro capaz de abolir contaminantes como polutantes y desechos químicos, como detergentes y disolventes. El sistema, conocido como CNIM acaba de ser patentado por el profesor de ingeniería química y ambiental del Instituto de Tecnología de New Jersey, Somenath Mitra.

El docente de origen hindú lleva quince años trabajando en sistemas más eficientes para obtener agua potable de fuentes con alta concentración de sal. Su idea es ofrecer una nueva herramienta para proporcionar agua de calidad a gente en países en desarrollo.

Otra novedad para limpiar el agua es la Moringa. Aunque en algunas naciones se conoce y se utiliza de forma artesanal, investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania están profundizando el estudio de esta planta tropical, cuya semilla ha demostrado su utilidad para limpiar el agua.

Según la ingeniera ambiental Stephanie Butler, quien se asoció con el profesor Bashir Abubakar de la Universidad de Zaria, en Nigeria,“se trata de una alternativa económica para tratar el líquido. Mucha gente muere por una diarrea generada al consumirlo contaminado”.

Germán Duque
Especial para Portafolio