El aguardiente colombiano quiere 'romper' un récord

El Guinness World Records se dará a la tarea de certificarlo el 17 de julio.

En la cata de aguardiente que se hará en el Hotel Tequendama de Bogotá participarán 400 asistentes.

Archivo particular

En la cata de aguardiente que se hará en el Hotel Tequendama de Bogotá participarán 400 asistentes.

Tendencias
POR:
junio 06 de 2015 - 02:25 a.m.
2015-06-06

Después de que en Colombia se estableció el año pasado el récord de la cata de ron más grande del mundo, ahora el turno es para el aguardiente y para los maestros que han guardado y mejorado las fórmulas de esta bebida con sello colombiano durante varias décadas. El Guinness World Records se dará a la tarea de certificar una nueva marca el próximo 17 de julio en Bogotá.

Con cerca de 400 asistentes a la cata, se buscará establecer el récord con tres tipos de aguardiente: tradicional, premium y sin azúcar. José Fernando Botero, ingeniero químico y experto catador, se hará cargo de la dirección técnica. Además, expertos en esta bebida le indicarán a los participantes sus propiedades y raíces.

En el mundo, hasta el momento se han establecido récords de catas multitudinarias de productos como vinos, cerveza, whisky y tequila. Por ejemplo, el Guinness World Records certificó que en el Reino Unido cerca de 17.540 participantes cataron vinos de manera simultánea en 409 bares.

Según Botero, durante el año pasado el aguardiente fue una de las bebidas alcohólicas más vendidas en Colombia, con cerca de 87,5 millones de botellas de 750 mililitros.

La bebida insignia del país se produce actualmente en cerca de 15 departamentos entre los cuales están: Meta, Norte de Santander, Caquetá, Chocó, Putumayo, Nariño, Huila, Valle del Cauca, Antioquia, Cundinamarca, Caldas, Tolima, Cauca, Bolívar y Boyacá.

Dentro de las marcas más representativas se encuentran Aguardiente Néctar, Aguardiente Antioqueño, Aguardiente Cristal, Aguardiente Llanero, Aguardiente Tapa Roja, Aguardiente Blanco y Aguardiente Nariño.

De acuerdo con las cifras de los organizadores de la cata, el 91 por ciento del mercado de este producto está en manos de departamentos como Antioquia, Cundinamarca, Valle del Cauca y Caldas.

¿CÓMO CATAR UN BUEN AGUARDIENTE?

El ingeniero José Fernando Botero explicó que el primer paso para acercarse al producto es detallando la etiqueta para tener una idea más amplia del aguardiente, su grado de alcohol, su registro sanitario, su estampilla (en algunos casos, existe un código QR que se puede escanear con el celular para verificar la autenticidad de la bebida).

La segunda fase, explica, es hacer un test visual para el cual se sirve en una copa pequeña una cantidad precisa para hacer una “inspección visual del líquido, el cual debe ser brillante, transparente y libre de sedimentos o impurezas”.

El tercer paso es hacer la cata olfativa para luego proceder a beber el aguardiente. “El gusto y el olfato nos dan una idea agradable o desagradable del aguardiente que estamos catando”.

Para acompañar un buen aguardiente, concluye el experto, puede hacerse un maridaje con productos como cerezas, almendras, maní, crispetas, cascos de limón, génovas (embutidos que se preparan en Boyacá y Santander) e incluso, con algunas frutas como naranja, guayaba, jugo de limón y pequeñas porciones de coco.

EL QUÍMICO DEL AGUARDIENTE NÉCTAR

Juan Pablo Rodríguez, ingeniero químico de la Universidad Nacional, tiene en sus manos uno de los secretos mejor guardados de la Empresa de Licores de Cundinamarca (ELC): se trata de la fórmula del aguardiente Néctar, uno de los productos insignia de esa casa.

Para este ingeniero químico, el aguardiente se resume en “la combinación perfecta entre ciencia, arte y naturaleza”.

El secreto que está detrás del característico anís del aguardiente colombiano, explica Rodríguez, radica en un equilibrio entre los componentes que tiene la bebida.

Pero más allá de preservar las características del producto que ha custodiado los últimos 26 años, Rodríguez señala que el aguardiente tiene que irse adaptando a los cambios que se presentan en el mercado. Esto lo llevó a diseñar una bebida sin azúcar.