Alemania gana su primer mundial como país unificado

El equipo europeo venció a Argentina por 1-0 con un gol de Mario Götze en el minuto 113 de la final de Brasil-2014, disputado en el legendario estadio Maracaná de Rio de Janeiro.

Alemania ha ganado cuatro campeonatos mundiales de fútbol.

AFP

Alemania ha ganado cuatro campeonatos mundiales de fútbol.

Tendencias
POR:
julio 12 de 2014 - 12:11 a.m.
2014-07-12

En efecto, Alemania había conseguido sus tres títulos mundiales en 1954, 1974 y 1990 como Alemania Federal (RFA), separada de Alemania Democrática (RDA) desde 1945. Alemania se dividió en 1945 tras la Segunda Guerra Mundial y se volvió a reunificar el 3 de octubre de 1990, tres meses después de que la selección de Alemania Federal venciera 1-0 a Argentina en la final del Mundial de Italia-1990, en el estadio Olímpio de Roma.

Este domingo en el Maracaná, Alemania además alcanzó a Italia como tetracampeones mundiales y quedó a uno de Brasil el máximo ganador de la historia con cinco coronas. A todo esto se suma que Alemania se transformó en la primera selección europea en ganar un Mundial en América, en el séptimo torneo del orbe jugado en este continente tras Uruguay-1930 (campeón Uruguay), Brasil-1950 (Uruguay), Chile-1962 (Brasil), México-1970 (Brasil), México-1986 (Argentina) y Estados Unidos-1994 (Brasil)

ARGENTINA, LÁGRIMAS Y DECEPCIÓN

Miles de argentinos presentes en el mítico estadio estallaron en lágrimas o quedaron en silencio y absortos ante el duro golpe de haberse quedado en las puertas. Otros miles que se habían concentrado en la playa de Copacabana esperando un largo festejo, ahogaron el grito sobre el final del partido.

En la prórroga Rodrigo Palacio aprovechó una mala salida de la defensa y su tiro salió apenas desviado ante la salida desesperada de Manuel Neuer. Argentina se privó de abrir el marcador en el primer tiempo en una ocasión inmejorable que desperdició Gonzalo 'Pipita' Higuaín en un mano a mano con el portero Manuel Neuer y en otra situación similar, ya en la segunda parte, lo perdió Messi en una posición que generalmente no falla.

El equipo alemán no podía trasponer el vallado de siete u ocho jugadores que interpuso Argentina con una defensa ordenada y segura, aunque llegó el segundo fatídico que dejó a Argentina sin el título que acariciaba. Miles de hinchas alemanes festejaron delante de la Puerta de Brandenburgo, en pleno centro de Berlín, mientras en Buenos Aires la decepción ganó a la multitud que se había congregado en la céntrica Plaza San Martín con ánimo de festejo prolongado.

Alemania tenía hambre de gloria que no saciaba desde 1996, cuando ganó la Eurocopa en Inglaterra, contra un rival también necesitado de éxitos, que no logra nada con su selección absoluta desde que ganó la Copa América de Ecuador-1993. Argentina sabía que llegar al suplementario significaba un riesgo porque tuvo un día menos de descanso y había jugado la prórroga con Holanda en la semifinal que se definió en la tanda de penales, cosa que no ocurrió con Alemania que había triturado a Alemania 7-1 en el tiempo regular.

afp