Aruba y su apuesta por la sostenibilidad 'cinco estrellas'

El turismo le ha traído beneficios y también retos ambientales y sociales. 

Aruba

Archivo particular

Tendencias
POR:
Portafolio
diciembre 01 de 2016 - 07:54 p.m.
2016-12-01

El impacto directo económico de la industria del turismo es de 760 millones de dólares al año en Aruba, pero el impacto económico total para todos los otros sectores es de 2.300 millones de dólares al año, alrededor del 88% del PIB.

Estos son datos preliminares de un estudio de Wolfs Company, organización basada en Bonaire y en Amsterdam. La fundadora, Esther Wolfs, explica que la compañía desarrolla análisis sobre el valor de la naturaleza y su contribución a la economía y el bienestar de las personas.

La experta presentó los primeros hallazgos del estudio en el marco de la Conferencia Green Aruba que reunió a expertos locales e internacionales que evaluaron los avances de la Isla en materia de energías renovables, uno de los componentes de la política de sostenibilidad que abandera el Gobierno.

El estudio preguntó a un grupo de turistas si volverían a Aruba, el 92% de ellos respondió que sí.
Luego les consultó si volverían en caso de que las playas se degradaran y el 45% dijo que no.

“Entonces hicimos el cálculo de la pérdida económica potencial para la Isla en caso de que no volvieran y sería de entre 170 y 340 millones de dólares. Ese tipo de resultados demuestran que si no se cuida el medio ambiente entonces se tiene también un problema económico. En este momento se están validando todos los resultados, el reporte final sobre la Isla estará listo el próximo año”, explicó Wolfs.

POLÍTICA VERDE

El Primer Ministro de Aruba, Mike Eman, señala que los esfuerzos por la sostenibilidad se basan en la historia que tiene el desarrollo del turismo en la Isla.

“En tiempos más difíciles para la economía teníamos el potencial del turismo para compensar otras áreas de la economía. En pocos años crecimos de 2.000 a 10.000 habitaciones, pero al mismo tiempo vimos que expandir la capacidad del turismo nos trae muchos retos. Tenemos que entregar muchas áreas naturales y nos ha generado crecimiento de la población”, comenta.

Esa realidad ha obligado a evaluar el modelo de crecimiento para el futuro. Hay que elegir, a juicio de Eman, si la Isla va a seguir expandiendo la industria turística o a tratar de crear un modelo socio-económico que permita una mejor conexión entre el progreso económico y el bienestar general de la gente.

“Tenemos hoteles de cinco estrellas pero también queremos escuelas de cinco estrellas, espació público de cinco estrellas y una calidad de vida de cinco estrellas”
, puntualizó Eman.

Por su parte, el Ministro de Asuntos Económicos, Mike de Meza, describe los avances. La meta inicial es contar para el 2020 con energía totalmente sostenible. “Tenemos abundancia de agua en la isla, de luz solar y viento. En este momento tenemos un poco más del 40% de la capacidad instalada de nuestra demanda de energía. Para el próximo año sobrepasaremos el 50%. No es fácil pero hemos aceptado el reto”, sostiene.

El funcionario agrega que “ahora la desalinización del agua se hace a través de la ósmosis inversa, un sistema muy eficiente. Estamos alistándonos para dejar el uso de los combustibles fósiles para usar gas natural. También miramos hacia el uso de energías amigables con el medio ambiente utilizando el océano y el viento. Los paneles solares también hacen parte del cambio”.