Una aventura que rompe límites y fronteras

Lugares emblemáticos de Chile y Argentina son el escenario de prueba. La meta de unir dos países ‘corriendo’.

POR:
febrero 09 de 2013 - 12:16 a.m.
2013-02-09

A esta hora se cumple el segundo de los tres días que toma Cruce Columbia 2013, en su nueva categoría individual, pues ya la competencia por grupos se desarrolló dejando entre los ganadores a equipos como Tram Columbia Dole, Carioca Runners, Nucleo Aventura y Quasar Lontra.

La prueba extrema, una de las más desafiantes de América del Sur y una de las más importantes del mundo que se lleva a cabo desde el 2002, busca unir dos naciones al cruzar la Cordillera de los Andes desde Puerto Fuy en Chile hasta San Martín de los Andes en Argentina, en una travesía bajo la disciplina ultra trail, una maratón de montaña de larga duración que exige potencia, constancia y gran corazón para superar montañas y pasar ríos, caminando y corriendo. La prueba que todo corredor quiere vivir.

En la versión 2012, una de las más exigentes hasta el momento, participaron 1.500 personas de 23 países de los cinco continentes. Este año, el registro estuvo cercano a los 3.000 participantes, quienes durante tres días deben cubrir 100 kilómetros en un tiempo récord de 20 horas y 27 seg., desafiando el clima y las características agrestes de la cordillera.

La primera etapa se realiza por el volcán Villarrica, con una distancia de 31,5 kilómetros; la segunda etapa por el volcán Quetrupillán, en una distancia de 38,2 Kilómetros y, la tercera etapa, por el volcán Lanín, con 28,2 kilómetros de recorrido.

Colombia presente

Por primera vez, la prueba ha incluido la categoría individual y allí se encuentran compitiendo los hermanos Goyes, Juan Diego y Elena, junto a 12 colombianos más, y, en la categoría teams (equipos), en la que ya han estado los colombianos, hay 35 parejas, todos con la camiseta puesta y representando al país.

Los hermanos Goyes cuentan con el apoyo de la empresa Toughbook, que les entregó unos portátiles especiales que permiten recibir información desde Chile, en tiempo real, pese a los inconvenientes naturales de una comunicación desde lugares como los que recorre la competencia.

“El computador registra lo que acontece paso a paso y, quien desee, puede ver el registro de fotos y videos a través de la página www.tecnostrong.com
Para los jóvenes, esta es la oportunidad perfecta para desfogar toda la adrenalina en el circuito, además de poder compartir con hombres y mujeres de casi todo el planeta, conviviendo en los campamentos a lo largo de la travesía. La experiencia es verdaderamente desafiante.

“La prueba no contempla escalada. Todo el tiempo debemos correr con un morral por una distancia de 100 kilómetros, por una ruta que une tres volcanes, lo cual implica fuertes desniveles en el recorrido”, dice Juan Diego, quien añade que él y su hermana han participado en otras competencias en el país, y mantienen un ritmo de entrenamiento constante.

Convivencia, la ganancia del reto

En promedio, la participación de cualquiera de los que hoy se encuentra en Cruce Columbia 2013 puede costar cerca de 2.500 dólares. Pero como dice Juan Diego: “vale la pena”, pues esta competencia no solo es de capacidad y resistencia, sino que estar allí es un símbolo de convivencia, supervivencia y aprendizaje, que espera les deje a él, su hermana y sus compañeros colombianos grandes satisfacciones y enseñanzas.

“Sabemos que existen corredores destacados a quienes respetamos mucho en esta disciplina. Nuestro objetivo más importante es conocer las rutas más hermosas del mundo mediante nuestros pasos”, añade.

Siga bajando para encontrar más contenido