Boletas, alitas y comerciales, el show del Super Bowl

La final de este domingo entre Halcones Marinos, de Seattle, y los Patriotas, de Nueva Inglaterra, quedará en la historia como el juego mayores cifras en toda la historia. La edición 49 del Súper Tazón se jugará en el estadio de la universidad de Phoenix, en las tierras desérticas de Arizona.

Super Bowl

Bloomberg

Super Bowl

Tendencias
POR:
enero 30 de 2015 - 05:01 p.m.
2015-01-30

El Súper Tazón 49 en la historia del deporte más popular en Estados Unidos, se disputará este domingo en la cancha de la universidad de Phoenix, en Arizona. Seahawks o Halcones Marinos de Seattle y los Patriots o Patriotas de Nueva Inglaterra, lucharán, a partir de las 6:30 p.m. -hora colombiana- el trofeo Vince Lombardi, tras ser los mejores dos equipos entre los 32 equipos que iniciaron la liga.

En el campeonato, antes de la gran final, se disputaron 298 partidos, entre la temporada regular y lo ‘playoffs’.

El veterano Tom Brady, mariscal de los Patriotas de Nueva Inglaterra buscará ingresar a la historia de la NFL, pues buscará su cuarto anillo para engrandecer su legado y ponerse a la par de leyendas del deporte de las tacleadas como Joe Montana y Terry Bradshaw.

Del otro lado, Russell Wilson, apenas en su tercera temporada como titular sumará su segunda aparición en el ‘Súper Domingo’ y en caso de salir vencedor, establecería una dinastía con los Halcones Marinos que dada la juventud del equipo, podría seguir ganando campeonatos.

Ya en el entorno de la final, esta edición romperá todos los registros. Una sola boleta para ingresar al show cuesta alrededor de 8 mil dólares, tres mil más que lo que costó el año pasado, según las páginas especializadas de balotaje.

TREMENDA PANTALLA

Se esperan entre 171 y 184 millones de personas sigan el juego por televisión en todo el mundo para superar el registro del 2014 que se estableció en 111,5 millones de televidentes, de acuerdo con el reporte de la página web ‘The Fiscal Time’.

Se espera además que los estadounidenses consumirán durante la final 1.250 mil alitas, como lo estima el concejo Nacional de Pollo de Estados unidos, mientras que la Asociación de Alimentos calcula que 6,1 millones de papas fritas serán devoradas durante el partido. Y el consumo de pizza, otro de los alimentos preferido por los estadounidenses, también será elevado. Domino’s Pizza calcula que se venderán 11 millones de unidades durante la final.

La cadena televisiva NBC incrementó su tarifa publicitaria 500 mil dólares, por lo que facturará 4,5 millones de dólares por 30 segundos de comerciales al aire. La cadena estadounidense generará 350 millones de dólares por la publicidad en esta final, reveló Forbes. (Ver mejores comerciales).

UNA MARCA ORIGINAL DEL DEPORTE ESTADOUNIDENSE

Según las estimaciones de la Federación nacional del comercio del Instituto de estadística, durante el fin de semana del Super Bowl a lo largo y ancho del país se gastarán más de 14.000 millones de dólares para seguir las hazañas de Tom Brady, el emblemático mariscal de campo (quarterback) de los Patriotas y esposo de la modelo brasileña Gisele Bündchen; de su par de los Seahawks, Russell Wilson, y de sus compañeros de equipo.

Los gastos en bebidas, alimentación y otros aumentarán en más de 2.000 millones con respecto al año anterior, y la edición 49 del Super Bowl podría bien ser de superlativos, también en el plan económico.

Este megaevento deportivo de la vida estadounidense, creado en 1967, podría ser seguido por 184 millones de estadounidenses en la televisión, reunidos en familia o con amigos, en un bar o un restaurante.

La anterior edición del Super Bowl, ganada por los Seattle Seahawks, de nuevo finalistas este año, mantuvo al frente de la pequeña pantalla a un promedio de 111,5 millones de televidentes por más de cuatro horas.

UNOS SEGUNDOS MILLONARIOS

También es la emisión con mayor audiencia de la historia de la televisión estadounidense. ¿Hasta este domingo? Hace una década, el evento sólo consiguió 89,9 millones de televidentes, pero la NFL, la liga que supervisa el deporte más apreciado por los estadounidenses, tuvo éxito en producir un espectáculo que interesa no sólo a los aficionados del deporte.

El tradicional espectáculo del medio tiempo es altamente responsable de este éxito: los artistas más importantes han participado allí y elevan las audiencias en televisión, alcanzando 113,5 millones de televidentes en 2014 durante el concierto del cantante pop Bruno Mars y de la banda californiana Red Hot Chili Peppers.

Estos doce minutos, que convierten al espectáculo en el más observado del mundo, serán concedidos este año a Katy Perry, estrella del pop, que contará con la presencia en escena de Lenny Kravitz.

Este tipo de audiencia también despierta el apetito de los anunciantes y de los publicistas que, año tras año, luchan con originalidad para intentar transformar a los espectadores en clientes potenciales.