¡El búnker que salvará a la humanidad!

En tres bóvedas subterráneas, cerca del polo norte, se almacenan las semillas de todos los alimentos del mundo.

Trabajadores llevan material al refugio ártico de las semillas.

Archivo particular

Trabajadores llevan material al refugio ártico de las semillas.

Tendencias
POR:
enero 27 de 2015 - 04:03 a.m.
2015-01-27

La llaman el ‘arca de Noé’ de las plantas, la ‘bóveda del juicio final’ o ‘el búnker del apocalipsis’, y está localizada a unos 1.000 kilómetros del Polo Norte. Pero, más allá de sus apelativos bíblicos o catastrofistas, es una de las mayores iniciativas de conservación medioambiental y alimentaria en curso.

En un búnker abovedado excavado en una montaña de las islas noruegas de Svalbard, en el océano Glacial Ártico, se están almacenando duplicados de las semillas de todos los alimentos del mundo, para asegurar su conservación en caso de que ocurriera una catástrofe masiva de origen natural o causada por la actividad humana.

Esta gigantesca despensa subterránea, situada a medio camino entre la Noruega continental y el Polo Norte, busca la protección permanente de los alimentos del mundo y su intención es evitar una posible pérdida de diversidad de las cosechas, de acuerdo a sus impulsores.

El proyecto ‘Svalbard Global Seed Vault’ o SGSV (Bóveda Mundial de Semillas de Svalbard) lo financia el gobierno de Noruega y gestiona el Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos o GCDT, una organización internacional con sede en Bonn, Alemania, que trabaja para salvaguardar la diversidad de cultivos.

En la SGSV también colabora el Centro Nórdico de Recursos Genéticos, que aporta muestras del consorcio de investigación agrícola CGIAR, que incluyen las colecciones más grandes y variadas de semillas de cereales y legumbres.Localizada en un remoto archipiélago, está construida para resistir el paso del tiempo y desastres, como terremotos, radiaciones y actividad volcánica, así como una epidemia de plantas, una guerra nuclear o el cambio climático, y también está a salvo de los osos polares nativos que merodean por el exterior, según sus constructores.

La instalación, que tiene muros de concreto reforzado de un metro de ancho, y puertas herméticas y blindadas de acero, está protegida por detectores de movimiento y, según la GCDT, puede preservar durante siglos las semillas que representan cada variedad de cultivo importante disponible hoy en el planeta.

PRESERVANDO LA BIODIVERSIDAD VEGETAL

Esta bóveda es una importante contribución para reducir el hambre y la pobreza en los países en desarrollo, donde se origina la mayor diversidad vegetal, y a la vez se necesita con más urgencia una seguridad alimentaria y el desarrollo de la agricultura, según el Ministerio de Agricultura y Alimentación, MAF, noruego.

La bóveda, situada a un kilómetro en línea recta del aeropuerto de Longyearbyen, consiste en una caverna subterránea cavada en el permafrost, donde las temperaturas son siempre inferiores a los 3 o 4 grados centígrados, y está diseñada para una vida útil prácticamente infinita, según la misma fuente.

OTRAS CARACTERÍSTICAS

La instalación está situada a 130 metros bajo el nivel del mar y excavada 120 metros dentro de una montaña, consta de tres cámaras subterráneas separadas, cada una de las cuales puede almacenar 1,5 millones de muestras de semillas y se mantiene a una temperatura de -18 grados centígrados, según el MAF.

Esta bóveda es la última red de seguridad para la diversidad de plantas de alimentos del mundo, amenazada por el cambio climático, que afecta a la capacidad de las plantas para crecer y sobrevivir, de acuerdo a las autoridades noruegas.

EFE