El 'Cacique' fue vocero de la pobreza en sectores del Caribe

Hablar de la versatilidad y creatividad de Diomedes Díaz para componer canciones sería una redundancia. Eso nunca estuvo en discusión.

POR:
enero 18 de 2014 - 03:39 a.m.
2014-01-18

Por algo, en la Costa Caribe de nuestro país dicen que Diomedes tiene una canción para cada ocasión: cumpleaños, matrimonio, despecho, conquista, separación. Así era Diomedes, tenía la canción justa para cada momento. A alguien se le ‘cruzó’ por los oídos una canción del cacique que le hizo revivir un momento especial.

Pareciera que todo está dicho sobre el ídolo que nació el 26 de mayo de 1957 en La Junta (Guajira). Sus vicios, sus escándalos y su forma desparpajada de ser, están contadas por múltiples autores del país.

Su versatilidad lo llevó no solo a ser un ídolo de fiestas. Algunas de sus canciones trataban temas que cualquiera podría decir que eran de ‘canción social’. Discriminación, pobreza y hasta al capitalismo le cantó Diomedes Díaz.

Una de las canciones que interpretó se llama ‘Mi Color Moreno’, cuya autoría es de Calixto Ochoa. Esta hablaba sobre el desprecio de una ‘muchacha’ por el color de piel.

‘El otro día me contaron

que me odia por el color

Mi color moreno no destiñe

pero perdona mi equivocación’

Diomedes no era propiamente un rebelde, pero en su música dejaba plasmados muchos males de la sociedad, como la envidia. Esa que él definía como un ‘cáncer que se reproduce en cada esquina’. Siempre se mostró orgulloso de su origen humilde y campesino.Esa misma humildad que al lado de Nicolás ‘Colacho’ Mendoza lo llevaron al éxito en los años ochenta. Así lo expresó en la canción ‘Son montañero’, que escribió Rosendo Romero.

‘Un son montañero voy a hacer

para demostrar de corazón

Que a mí me sueña por dentro

la música de acordeón

Y que en cualquier parte puedo

representar mi región’

Y esas vivencias campesinas, esas que hicieron del vallenato la expresión de un pueblo, el 'Cacique' las llevó a los escenarios, tal vez por eso sus fanáticos sentían que sus letras eran una muestra de la vida que a diario llevaban en las fincas. Muestra de ello se ve en la letra de ‘Señor Gerente’, que fue escrita por Rafael Escalona e interpretada por el Cacique.

‘Señor gerente cómo voy a hacer

para pagarle lo que me prestó

llegó el gusano y se comió el arroz

y no me queda con qué responder

Y el gerente me contestó

no te preocupes Rafael

La Caja te lo arregla bien

para eso soy gerente yo’

Tampoco le ‘tembló’ la mano para cantarle a sus colegas vallenatos cuando sentía que el folclor perdía su rumbo. No temía ganar enemigos con tal de defender el vallenato.

En su recorrido musical con ‘Colacho’ Mendoza, Diomedes cultivó su fanaticada, esa misma que lo despidió en Valledupar en medio de disturbios, no querían que su ídolo ‘se lo comieran’ los gusanos. La pobreza, tal vez por sus orígenes, fue el eje de algunas de sus canciones. La desigualdad y el dinero siempre fue parte de la vida del 'Cacique de la Junta'.

‘Si en el mundo todos fueran capitalistas, oiga, quién trabajaría

si en el mundo todos fuéramos pobrecitos, señores tampoco serviría

por eso el mundo para ser mundo tiene que haber de todo un poquito’

Para nadie ha sido un secreto que Diomedes siempre fue un respetuoso y orgulloso de su tierra Guajira, aquella por la cual él reclamaba mejores condiciones para vivir.

‘Yo soy el indio guajiro

de mi ingrata patria colombiana

que tienen todo del indio

más sin embargo no le dan nada

no hay colegio pal el estudio

ni hospital pa los enfermos’.

Y por último, en este recorrido por las letras poco conocidas de Diomedes, le cantó al deporte colombiano. Tal vez entendía que él era un símbolo de la nuestra cultura y quería destacar lo que en Colombia se hacía. El ciclismo fue al primer deporte al que le cantó. Después fue al fútbol. De hecho, en algunas de sus canciones saludaba a jugadores del Junior De Barranquilla.

‘Porque nuestros ciclistas en general

entienden el honor de mi linda patria

y nadie los supera sobre la marcha

por eso han adquirido fama mundial’

Economía, pobreza, desigualdad y discriminación también fueron inspiración para este cantante que se fue con sus secretos y polémicas a la tumba.

Gustavo Caraballo

REDACCIÓN PORTAFOLIO.COM

Siga bajando para encontrar más contenido