Aprenda a comer sano

‘Jamie’s Food Revolution’ es la campaña global para provocar cambios en la forma en que los niños se alimentan.

Almacenar los alimentos correctamente

Jamie cree que el acceso a comida fresca y real, aunada a las habilidades básicas para cocinar, tiene el poder de transformar la vida de las personas.

Archivo particular

Tendencias
POR:
Rocío Río de la Loza
mayo 20 de 2016 - 07:34 p.m.
2016-05-20

Jamie’s Food Revolution es una campaña global para provocar el debate e inspirar cambios (positivos y al largo plazo) en la forma en que los niños acceden, consumen y comprenden los alimentos.

El movimiento es impulsado por el británico Jamie Oliver, reconocido por sus platos y personalidad divertida, pero, sobre todo, por su activismo para generar conciencia con el objetivo de que las personas aprendan a tener una alimentación saludable.

Desde hace 15 años se ha entregado a la tarea de mejorar la calidad de vida de las personas, especialmente la de los niños, a través de programas de su organización sin fines de lucro.

MENORES CON SOBREPESO

Debemos tener presente que nos encontramos en medio de una crisis global de salud.

Se estima que 41 millones de niños menores de cinco años de edad tienen sobrepeso, mientras que 159 millones de niños están desnutridos y crecen en la pobreza.

Por esto, su objetivo es elevar el perfil nutricional de los alimentos. Esto lo hace mediante la reconexión a las personas con la tierra, usar la cocina para crear lazos entre familias y sus comunidades, mantener vivas las tradiciones culinarias de cada región e implementar la educación alimentaria en las escuelas.

Su mensaje no es “deja de comer esto o aquello”, sino que simplemente busca regresar a la bondad de los ingredientes, a preparar la comida en casa y a disfrutar de ella con otras personas.

Su intención es crear estrategias que prevengan condiciones como la desnutrición, la obesidad y la diabetes tipo 2; abriendo el diálogo entre todos los actores de la sociedad: organismos públicos, instituciones privadas, la industria, asociaciones de caridad, maestros, padres de familia y demás individuos que habitan este planeta.

El programa Food Revolution pretende poner en la mesa temas relevantes para crear una conversación sobre ¿cómo disminuir la obesidad infantil?

En este sentido, ha formulado una propuesta para el gobierno del Reino Unido que consiste en:

1. Implementar un impuesto sobre las bebidas azucaradas como los refrescos, así como se ha hecho en diferentes países. En sus restaurantes, el precio de estas bebidas reflejan su filosofía.

2. Reformular las bebidas y alimentos procesados para que contengan menores cantidades de azúcar y sean lo más saludables posibles.

3. Utilizar un formato de etiquetado que sea más fácil de comprender.

4. Mejorar los alimentos que se ofrecen en las escuelas. Y que la educación alimentaria sea obligatoria para alumnos y maestros.

5. Regular la publicidad de alimentos altos en grasa, azúcar y sal.

6. Empoderar a los padres de familia para que tomen las decisiones más saludables para sus hijos.

En el corazón de su activismo se encuentra Food Revolution Day, o el Día de la Revolución Alimentaria, que se celebró ayer alrededor del mundo. Se trata de un día para exaltar la importancia de los alimentos buenos, frescos y verdaderos.

TRANSFORMAR LA VIDA

Jamie cree que el acceso a comida fresca y real, aunada a las habilidades básicas para cocinar, tiene el poder de transformar la vida de las personas. Por esto, ayer, inspiró a individuos de todas las edades para aprender sobre los alimentos y cómo se debe cocinarlos.

La importancia de este movimiento radica en empoderar a las personas para que puedan alimentar de una forma saludable.

Lo anterior significa generar conciencia sobre cómo aprovechar al máximo los vegetales, los carbohidratos, entre otros nutrientes que necesitamos para nuestra rutina diaria.

Jamie Oliver inició en 1999 como chef en el restaurante londinense The River Café.

Rocío Río de la Loza
Especial para Portafolio