Carrera por los héroes: la ruta del honor, el valor y la gratitud

Nuestros soldados y policías son un símbolo de honor y valor para los colombianos.

“Gracias soldados y policías por entregar resultados por la paz. Todo se debe a su coraje (...) El sacrificio de las víctimas es
Tendencias
POR:
Portafolio
abril 21 de 2016 - 07:47 p.m.
2016-04-21

Colombia ha pasado por muchos conflictos a través de su historia. En su lucha por la independencia, en las batallas por defender el territorio de invasiones extranjeras y en la incansable misión de proteger a los colombianos de un combate fratricida durante más de 50 años. Nuestras Fuerzas Armadas son más que una organización en Colombia.

Nuestros soldados y policías son un símbolo para los colombianos. Un símbolo de honor y valor. Es a ellos a quienes el país les debe todo lo que ha alcanzado como nación, pues cada uno de sus integrantes ha entregado mucho más que su tiempo para que el país progrese y avance todos los días.

Cada soldado colombiano ha entregado días con su familia, se ha perdido el nacimiento de un hijo o ha estado ausente en la muerte de un padre. Ha pasado noches sin dormir en un monte frío o en un desierto hirviendo. Ha patrullado con sudor en la frente y fuerza en el corazón todo el territorio nacional.

Estos gestos de grandeza y valentía convierten a un joven colombiano en un héroe de la patria. Los héroes de carne y hueso a veces pierden sus piernas, sus brazos, sus ojos y hasta su vida, y aun así, después de sanar sus heridas físicas, se dedican a sanar su corazón y a reconstruir su vida con el pecho grande y la frente en alto, superando toda prueba que les haya puesto la vida.

Increíblemente, la guerra es poco visible para los bogotanos, que escondidos en el centro del país, rodeados por edificios y grandes construcciones, no han presenciado el terror que se siente en el combate en medio de la selva, o el dolor de dejar de escuchar la respiración de un ser querido.

Nuestra Fuerza Pública ha luchado incansablemente por el bien del país, y es a ella que le debemos una Bogotá casi aislada de la guerra. La labor de la Corporación Matamoros va más allá de la atención a 5.000 personas en el último año. Parte de su misión es contar las historias de los héroes para hacer visible la diferencia entre lo rural y lo urbano, para mostrar que todos somos responsables de su recuperación, y que solo así podremos crear una Colombia más consciente, pero, sobre todo, más unida.

Lo invito a que corra, o camine, por ellos este 24 de abril, donde no solo recaudaremos fondos para su educación y rehabilitación a través del deporte. También les diremos como país: Gracias. Gracias por hacer que Colombia avance. Gracias por su valentía y fortaleza. Gracias por su tiempo, sudor y sangre. Gracias por entregar sus vidas. Gracias por dejar de ver a sus hijos para que los nuestros puedan crecer. Gracias por despedirse de sus madres para que nosotros podamos acompañar a las nuestras. Gracias por no desfallecer. GRACIAS por liderar el camino hacia la paz.

Gladys Sanmiguel
Directora Ejecutiva de la Corporación Matamoros